El gaztetxe 'Maravillas' cuestiona la voluntad de diálogo del Gobierno

Niegan que hayan causado desperfectos y aseguran que su labor ha sido la de "arreglar un espacio que llevaba 20 años abandonado"

EFE - Jueves, 9 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 13:47h

Un grupo de okupas, encaramado ayer a mediodía al tejado del gatztetxe ‘Maravillas’.

Un grupo de okupas, encaramado ayer a mediodía al tejado del gatztetxe ‘Maravillas’. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Un grupo de okupas, encaramado ayer a mediodía al tejado del gatztetxe ‘Maravillas’.

PAMPLONA. El grupo de okupas que desde septiembre de 2017 gestiona el Palacio del Marqués de Rozalejo de Pamplona como gaztetxe, bautizado como "Maravillas", ha cuestionado hoy la "voluntad de dialogar" expresada por el Gobierno, ya que a su juicio "siempre han optado por la represión" contra ellos.

Así lo han señalado los jóvenes en una nota, en la que analizan las declaraciones de la portavoz del Gobierno foral, María Solana, quien ayer planteaba su deseo de efectuar un desalojo "tranquilo y civilizado" del inmueble de la plaza de Navarrería, después de que recientemente el Ejecutivo instara a la toma de medidas cautelares para desalojar el edificio.

Los okupas recuerdan el proceso desde que accedieron al edificio, el 3 de Septiembre de 2017 y "fruto de un largo proceso donde las trabas, medias verdades e incumplimientos institucionales fueron la tónica general", ya que al día siguiente el Gobierno de Navarra interpuso denuncia contra varios de ellos, aunque el juez optó por derivarlo a la mediación.

"Fueron dos meses en los que estuvimos sentados en una mesa cara a cara con el Gobierno para intentar buscar una solución que permitiera mantener vivo el Gaztetxe Maravillas. No obstante, nos encontramos con un auténtico muro de hormigón en frente, ya que la única oferta que nos hacían era la de 'Fuera y pagar los desperfectos'".

Niegan además que hayan causado desperfectos, pues por el contrario, su labor ha sido la de "arreglar un espacio que llevaba 20 años abandonado y abrirlo al barrio".

Tras no dar sus frutos el proceso de mediación, ha seguido la vía judicial, con el Gobierno personado como acusación particular pidiendo el desalojo cautelar del edificio.

Ante todo ello, los jóvenes ironizan con las acusaciones que les atribuyen a ellos una "actitud ofensiva", cuando a su juicio es el Gobierno el que la tiene, con la añadida "desfachatez de tacharnos al Gaztetxe de no querer dialogar y además, de mantener una postura ofensiva mientras han sido ellos los que SIEMPRE han optado por la represión".

"Que sepan, que si esa va a ser su postura, nos defenderemos", zanjan.

DENUNCIA DE LAB El sindicato LAB ha denunciado hoy la "amenaza de desalojo" ha instado a Geroa Bai a "rectificar".

Así lo ha señalado el sindicato en una nota, en la que define a este gaztetxe como "un proyecto social puesto en marcha en un local público en desuso, propiedad del Gobierno de Navarra, gracias a la aportación voluntaria de cientos de jóvenes".

Se trata de un local que "durante largos años ha estado vacío y deteriorándose ante la pasividad de los diferentes Gobiernos y que ahora ha sido rehabilitado y convertido en un espacio abierto para los y las jóvenes navarras".

Por ello, "cuesta entender el empeño de Geroa Bai por desalojar dicho espacio, si no es por motivos estrictamente partidistas", dice LAB para asegurar que esta coalición "no está actuando en base al interés general de los y las navarras, sino impulsado por sus fobias ideológicas respecto a los proyectos juveniles autogestionados".

No obstante, "tan grave como la decisión de desalojar el Gaztetxe es la intención de hacerlo mediante el uso de la fuerza", aseguran para criticar que el Gobierno de Navarra "se ha negado a explorar cualquier tipo de acuerdo y ha reclamado en el juzgado el desalojo del edificio", con lo que "da vía libre a las fuerzas policiales a que realicen una intervención de inciertas consecuencias".

Al respecto, distancian esta manera de actuar con las aspiraciones de "la mayoría social que apostó por el cambio", con un pacto cuatripartito en el que se integró Geroa Bai, junto a EH Bildu, Podemos e I-E.

Con todo, LAB insta a los trabajadores a "movilizarse en defensa" del Gaztetxe Maravillas y en contra de su desalojo o de cualquier otra medida de fuerza, exige al Gobierno de Navarra que retire la orden de desalojo y "se avenga a una solución dialogada".

Últimas Noticias Multimedia