okupas del palacio del Marqués de Rozalejo

El Gobierno llama al diálogo con el gaztetxe ‘Maravillas’

La portavoz María Solana se remite a los precedentes del chalet de Caparroso y de la calle Compañía y espera un desalojo “ordenado y civilizado”

Mikel Bernués / Unai Beroiz - Jueves, 9 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Un grupo de okupas, encaramado ayer a mediodía al tejado del gatztetxe ‘Maravillas’.

Un grupo de okupas, encaramado ayer a mediodía al tejado del gatztetxe ‘Maravillas’. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Un grupo de okupas, encaramado ayer a mediodía al tejado del gatztetxe ‘Maravillas’.

pamplona- La portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, hizo ayer un llamamiento al diálogo con los okupas del palacio del Marqués de Rozalejo después de las últimas declaraciones de la asamblea del gaztetxe, en las que apuntaban a la defensa del inmueble “con uñas y dientes” ante la inminente amenaza de desalojo.

Solana concretó que, si bien es “probable” que se produzca ese desalojo -la decisión está en manos del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona-, la intención del Gobierno de Navarra en ningún caso pasa por entrar “como un elefante en una cacharrería. Creemos que se pueden hacer las cosas de otra manera. Otra cuestión es pretender hacerse con un espacio por una vía absolutamente ilegal y sin ningún tipo de garantía, empezando por la seguridad del propio edificio”, argumentó.

En este sentido, Solana consideró que “la actitud y el lenguaje” de los okupas se corresponde “a otros modelos, no el que ha tenido este Gobierno”, y recordó dos precedentes de esta legislatura. En ambos casos, competencia del Gobierno foral en el edificio okupado en la calle Compañía, y del Ayuntamiento de Pamplona en el chalet de Caparroso, el desalojo “se produjo de manera ordenada y sin incidentes de ningún tipo. Espero y deseo que aquí también sea de una manera ordenada y civilizada, que no sea traumática”, dijo. Y reiteró “la voluntad y disposición del Gobierno para hablar y que todo pase de la manera menos tormentosa posible para todos”.

Por último, aseguró que “son más los agentes implicados” y colectivos que reclaman un espacio, “y tenemos que hacer una reflexión compartida de qué es lo que se necesita, qué es lo que no hay y cuál es el modelo que no les gusta. Por ejemplo, el Ayuntamiento está haciendo una planificación y una propuesta en la que creo que pueden encajar distintas pretensiones de autogestión, porque hay modelos que están funcionando”, comentó en referencia a proyectos como Plazara, en el Palacio Redín y Cruzat.

Por su parte, el parlamentario de Podemos Mikel Buil apostó ayer “por la cesión legal del espacio a los colectivos que allí trabajan habitualmente”, siempre que no exista ningún riesgo a nivel de seguridad, mientras que Laura Pérez (Orain Bai) advirtió de que el desalojo “podría abrir una brecha en el Gobierno del cambio”.

presencia de policía foralAyer, sobre las dos del mediodía, la presencia de Policía Foral en las inmediaciones de la plaza de Navarrería, además de un helicóptero que sobrevolaba en el mismo momento la zona, alertaron a los jóvenes okupas, que al sentir la amenaza de desalojo se encaramaron al tejado del gaztetxe, donde permanecieron varias horas. Desde Policía Foral aseguraron ayer que las labores de los agentes en la zona correspondían a un “patrullaje ordinario”, y que no habían movilizado un helicóptero, que podría coincidir con un traslado sanitario. Los okupas no pensaban lo mismo;explicaron que nunca habían visto un helicóptero volar tan bajo y que dio varias vueltas alrededor del edificio, con una puerta abierta y grabando imágenes “para recabar información para preparar el desalojo”, consideraron.

Últimas Noticias Multimedia