Amma Argaray

Inmaculada Senosiáin Lanz - Sábado, 11 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El 12 de julio nuestro padre murió en Amma Argaray. En estos momentos de sentimientos encontrados, por un lado la tristeza por la pérdida de uno de nuestros pilares y, por otro, el alivio por la liberación de nuestro padre de ese cuerpo que le ha tenido durante 3 años tendido en una silla de ruedas, queremos agradecer el trabajo y dedicación de todo el personal de esta residencia: médicos, enfermeras, fisios, recepcionistas, voluntarios, personal de limpieza, personal de cocina... Pero sobre todo, a las auxiliares y encargados de levantarle, asearle, vestirle, alimentarle, acostarle... que durante estos 3 años han estado con él. Que, aunque no contestaba, todos tenían algo agradable que decirle. Un trabajo mal valorado pero que no se paga con todo el dinero del mundo. Por todo, gracias de corazón a todos estos profesionales de parte de la familia de Luis Senosiáin.