La basura de las industrias baja a niveles de 2003

En 2017 se recogieron 26.991 toneladas, casi la mitad de la cifra de 2008 (60.998)
Papel, envases, resto orgánico, ropa y calzado aumentan notablemente

Fermín Pérez-Nievas - Domingo, 12 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Tudela- Los residuos generados por las industrias de la Ribera descendieron en 2017 a niveles de hace 15 años, con cifras similares a las que se daban en 2003. Según el balance realizado por la Mancomunidad de Residuos, el pasado año se recogieron 26.991 toneladas, lo que significa casi la mitad de las que se recogían en 2008 (60.998 toneladas, el máximo histórico) y 4.182 toneladas menos que un año antes (31.173 en 2016). La importancia de la reducción se puede comprobar observando que prácticamente son los mismos números que en 2003 (26.134).

Tanta comparativa negativa no puede ser solo de una menor producción de basuras y residuos con el paso de los años, dado el importante descenso que se ha dado solo en un año. Con respecto al máximo histórico que se dio justo antes de la crisis, la diferencia es del 48,9%. Bien es cierto que a lo largo de los 12 meses se producen diversos dientes de sierra que hacen, por ejemplo, que en el mes de junio suba hasta parámetros similares al de resto de años, pero, por contra, en abril cayó a mínimos históricos.

Resulta curioso este descenso tan llamativo máxime cuando el resto de los parámetros de recogida experimentan, todos, un importante incremento. Así sucede con el papel, los envases, el vidrio, el resto orgánico e incluso la ropa y el calzado, en un balance de año que arroja una cifra de 417,2 kilos de basura por cada habitante en 2017, lo que significan 36.838 toneladas de desperdicios que han generado los 88.290 habitantes que viven en las localidades que agrupan a esta mancomunidad.

RESTO En el capítulo de resto (contenedor verde) la recogida ha aumentado en 998 toneladas hasta llegar a las 30.783, la cifra más alta desde 2011, cuando comenzó a descender y, a su vez, es el mayor aumento de los últimos cuatro años. Pese a todo, supone un descenso de un 6,7% desde el año 2008 e implica que cada uno de los vecinos de la Ribera deposita cada día casi un kilo de basura en este contenedor (956 gramos, más que en los dos años anteriores).

En este tema hay que tener en cuenta que en la Ribera aún no se ha desarrollado el quinto contenedor. La Mancomunidad colocó menos de 70 en la capital de la Ribera, principalmente cerca de grandes superficies, restaurantes y comercios, que deben acceder a su uso a través de una llave. En marzo de 2015 se instalaron en Tudela, Fontellas, Ribaforada, Buñuel, Cortes, Fustiñana y Cabanillas y entonces solo 76 vecinos riberos habían solicitado la llave para acceder a alguno de los 67 recipientes de recogida de materia orgánica que se colocaron en estas siete localidades riberas.

En estos recipientes conocidos como quinto contenedor se ha producido un incremento, ya que este año se han depositado 279 toneladas, lo que representa el 0,8% de toda la basura de la Ribera, cuando en 2016 la cifra se quedó en 109 toneladas. Aunque el porcentaje es muy pequeño, es muy relevante que la cantidad prácticamente se ha doblado en un solo año y ha pasado de significar el 0,3% al 0,8%.

En términos generales, en el vertedero de El Culebrete se enterró en 2017 el 46,01% de toda la basura que llegó, mientras que el 53,99% se trató y pudo recuperarse, según apunta la mancomunidad. Esa cantidad es dos puntos superior a lo conseguido el año pasado (51,79%) y se pone fin al descenso continuado en el porcentaje de la basura que era reciclada, que venía cayendo desde 2009.

Papel y envasesEl papel es uno de los elementos que más y más rápidamente se están reduciendo en su recogida. Pese a ello también ha habido un ligero incremento de 134 toneladas con respecto a 2016, pasado de las 2.667 a las 2.801 del pasado año 2017. Para registrar el máximo recogido en la mancomunidad habría que llegar hasta 2008, cuando se recogieron 4.531 toneladas, por lo que la cifra de este año es un 32,9% inferior a la de hace 10.

La subida en envases es mucho más importante, ya que casi se alcanzan las mismas cifras que en 2009. Las 1.558 toneladas recogidas en 2017 (96 toneladas más que en 2016) casi igualan a las 1.560 de 2009, la mayor cifra desde que hay registros.