CONTENIDO COMERCIAL

Ahorrar durante el verano es posible

Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 12:05h

crecimiento ahorro

Ahorro creciente (CEDIDA)

Galería Noticia

crecimiento ahorro

Llega el verano con las terrazas, los gastos en gasolina, vuelos y hoteles, las compras… Así parece difícil poder ahorrar, pero nada es imposible. Si nos lo proponemos, podemos ahorrar en verano con algunos productos financieros y con varios consejos de mucha utilidad para empezar septiembre sin agobios económicos.

En primer lugar, antes de nuestras vacaciones deberíamos revisar nuestros productos financieros y comprobar si realmente nos resultan rentables. Si estamos trabajando, la mejor forma de ahorrar es abriendo una cuenta nómina. Además, merece destacar en muchas ocasiones la utilidad de cualquier cuenta nómina en el ahorro, por encima de otros productos financieros de ahorro entre los que podemos elegir.

Hay entidades bancarias que nos ofrecen grandes ventajas por abrir una cuenta nómina, como beneficios al domiciliar recibos, tarjetas de crédito y débito gratuitas, transferencias sin comisiones a otras entidades e incluso descuentos en restaurantes, ocio, moda, gasolina y otros servicios.

Otro de los productos menos complejos para el ahorrador que podemos contratar son los depósitos bancarios a plazo fijo. Si lo hacemos, no debemos olvidar que son menos líquidos que las cuentas de ahorro, ya que es usual que penalicen por cancelación anticipada. Por otra parte, y para que sean una inversión rentable, la rentabilidad que nos dan tiene que superar la inflación. Si somos más arriesgados y los depósitos no nos convencen, también podemos invertir en fondos de inversión, aunque son a largo plazo y con bastante más riesgo.

Cómo pasar un verano estupendo sin derrochar

Una vez tengamos a punto nuestro producto financiero para ahorrar, podemos plantearnos algunas ideas para disfrutar al máximo de nuestro verano sin gastar demasiado. Aquí van algunos consejos de ahorro:

  • Energía. Una de las mejores cosas que ofrece el verano es el sol. ¿Qué luz hay más alegre que la natural? Evitemos en la medida de lo posible encender lámparas y bombillas que, además de producir calor, consumen mucha energía que va restando dinero de nuestros bolsillos.
  • Vestuario. Debido al calor, el verano es la época del año en la que menos ropa llevamos. Esto es ventajoso frente al invierno, en el que llevamos capa sobre capa como las cebollas. Que si abrigo jersey, camisa… En el periodo estival, con un vestido de tirantes o un polo y unos bermudas estamos más que vestidos. Además, ¡tenemos rebajas prácticamente todo el verano!
  • Transporte. En este periodo tenemos vacaciones. Si bien nos trasladamos a nuestro lugar de destino mediante algún medio de transporte, es recomendable que una vez allí usemos las piernas y evitemos sacar el coche, coger transporte público, etc. Ya lo hemos hecho durante todo el año ¿Por qué no dejar descansar un poco a los transportes y aprovechar para dar más caminatas? Además de favorecer a nuestra economía, mejorará nuestra salud.
  • Ocio gratuito. La época estival se caracteriza también por su fiestas en pueblos y ciudades, espectáculos gratuitos al aire libre y piscinas de amigos ¿por qué no? Aprovechemos estas ventajas que nos ofrece el buen tiempo para ahorrar en actividades de ocio.

Si seguimos estas ideas veremos como a final de agosto habremos conseguido ahorrar, sin renunciar a pasar un verano estupendo.