Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Aoiz | Actos del día

‘Momenticos’ en el día grande

Aoiz se despertó entre gigantes que acudieron a su cita anual para recorrer las calles de la villa

| Voces y flores le salieron al paso al patrón portado a hombros

Marian Zozaya Elduayen Iñaki Porto - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

‘Momentico’ en la iglesia, baile de gigantes con Dendarieta y Larrea.

‘Momentico’ en la iglesia, baile de gigantes con Dendarieta y Larrea. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

‘Momentico’ en la iglesia, baile de gigantes con Dendarieta y Larrea.

aoiz/Agoitz- Aoiz fue tomado ayer por los gigantes que acudieron a la tradicional concentración llegados de Tudela, Espinal, Lumbier, Berriozar y Cáseda para acompañar en su recorrido a los anfitriones agoizkos, cometido que cumplieron desde primeras horas de la mañana tras cargar pilas en el parque Iturzarrea.

Después fueron testigos mudos de la salida de San Miguel de la iglesia en procesión a hombros de vecinas y vecinos de la villa con su séquito de costumbre: dantzaris txikis, gigantes locales, txikis y handis, Milaur Agoizko Gaitari Taldea, autoridades y banda de Música Mariano García.

En el camino, voces y flores, las de la Coral San Miguel Abesbatza, primero con Aitziber Marchueta al frente. Al son de las notas de los txistus de Imanol Elizari, Amaia Arlegi, Saioa Gamio, y del atabal de Carlos Villanueva Txako entonaron su Agur Jaunak al santo y le hicieron entrega de un ramo de flores.

Al momentico de la coral con gran protagonismo en el día grande ya que interpreta la Misa de la Vela de Mariano García, se le sumó el año pasado otro y ambos son momentos musicales integrados ya en el recorrido procesional.

Segunda parada, plaza Mendiburua, y esta vez esperada ya que por segundo año, el vecino Francisco Javier Erdozáin Parrillas salió a su balcón, acompañado de Marisa Burguete a la guitarra y de Pedro Urabayen al acordeón para entonar Una jota al patrón, compuesta por él mismo y que ya se queda fija habida cuenta de la buena aceptación que ha tenido en el pueblo el canto de su vecino de la escuela de jotas Irabia, de la Txantrea que no quería quedarse sin cantar en su pueblo.

Tras la contagiosa emoción de la jota de Parrillas, largo aplauso y gestos repetitivos de aprobación que le invitaban a continuar.

baile en la iglesiaDe vuelta a la iglesia, el séquito se dispersó, y la coral tomó posiciones en el coro. Este es uno de los días importantes para ella, y de gran esfuerzo en el calor de la fiesta.

Tercer momentico. Preparados para su baile del Himno de las Cortes, la pareja de gigantes agoizkos bailaron al son de Milaur Agoizko Gaitari Taldea. Sus pies fueron un año más, Urko Dendarieta y Kepa Larrea, con tanto mérito como tiempo llevan haciéndolo, infalibles.

Mientras tanto, las comparsas comenzaron la kalejira con más de treinta figuras y sus correspondientes gaiteros.

La mañana era especial para la Comparsa de Berriozar/ Erraldoi eta kiliki Konpartsa. Ausentes más de cinco años de la concentración agoizka, éste les tocaba volver. Llegaron con cuatro figuras, para celebrar los veinte años de una de ellas, la de los mayordomos, que precisamente se estrenaron en Aoiz.

“Lo hablamos el año pasado con el alcalde, Unai Lako, y a todos nos pareció muy buena idea, volver con el aniversario a una y retomar la relación y el intercambio”, explicaban todos prácticamente a coro.

Con los gaiteros del grupo Haizaldi, acudieron unos quince miembros de la comparsa que, como la mayoría, piden relevo generacional. “Sabemos que es duro, salir de fiesta y bailar a los gigantes al día siguiente. Es sacrificio y por eso el compromiso es difícil”, opinaban.

El 1 de septiembre, en sus fiestas, la comparsa agoizka les devolverá la visita. “Así funcionamos”, decían.

EUSKAL DANTZACita un año más en este día en la plaza de la Baja Navarra, con Agoizko Dantzari Taldea y el reparto de chorizo. queso y vino por cortesía del Ayuntamiento.

El grupo desplegó su repertorio de danzas al son de los txistus, con la incorporación al grupo de Amaia García, el atabal y los gaiteros de Lumbier.

Siete grupos de diferentes edades bailaron Contradanzas de Valcarlosy La Era (handis) y Hegi, Ostalerrak, Bera Bidasoa y Matelota (Txikis). Además, guarda siempre una sorpresa para este día y dos grupos bailaron con música grabada de ACDC y Esne Beltza.

El grupo ha introducido una novedad en la noche de las fiestas, sumando al popular baile de La Era, el Ingurutxo de Aoiz, que han enseñado a la gente en ensayos abiertos durante la semana prefiestas. “Es fácil y al final la gente se anima. Se trata de bailarlo cada día y de que cada día lo bailen más”, afirmaban los responsables del grupo.

EN CORTO

Comparsas. La concentración contó con los grupos de Comparsas y Cabezudos de Sociedad Nueva Tudela, Espinal, Lumbier, Berriozar, Cáseda, Txantrea y los anfitriones de Aoiz.

Novedad. Agoizko Dantzari Taldea ha introducido el Ingurtxo de Aoiz para bailar todas las noches y lo ha enseñado al pueblo en ensayos abiertos en la semana prefiestas.

la frase

antonio arlegui “la coral prepara ya el 75 aniversario”

La Coral San Miguel Abesbatzatrabaja en el programa de celebración del 75 aniversario, que se cumple el próximo año, con viaje a Alemania y actuaciones.

apartado

Más de 20 años de almuerzo coral

‘Momentico’ casero. En la Bajada del Molino, nº 2, tienen los miembros y amigos de la Coral San Miguel una cita en la mañana del día grande desde hace más de 20 años. Florita Eguiluz Inda les prepara el almuerzo de menudicos de cordero y huevos con jamón. Es otro momentico de la coral, que les llena tanto o más que la mejor actuación. Pero a la que sin duda le colma, es a Florita, que también formó parte durante más de 30 años y en ella continua su marido, José Antonio Arlegui. Ejerciendo de Etxekoandre, entre sus flores y su huerto, Florita irradiaba ayer. “Cuando les veo bajar con la sonrisa puesta, me siento feliz”, expresaba la vecina que llegó de Arteta con 15 años a la villa que hoy es la suya.