Cambio climático, guerras y migraciones

Arturo Carreño Parras Exconcejal de IU - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Nostradamus y todas las profecías que hace una veintena de años se oían y que pronosticaban el fin del mundo parece que de una u otra forma van cogiendo cuerpo o, al menos, se aproximan al Apocalipsis. Las pateras, las embarcaciones y el paso de fronteras desde África no cesan, los muertos en el mar se cuentan por miles y las costas italianas, griegas y españolas se colapsan día a día por la ingente llegada de refugiados y huidos de la miseria, la hambruna y la guerra.

África lleva mucho tiempo desangrándose y Europa continúa mirando para otro lado. Es abominable la larga guerra en Siria, en Gaza y Cisjordania, en Yemen, etcétera. En Libia no hay gobierno estable y en gran parte de los gobiernos africanos la corrupción es intolerable. En la otra parte del mundo, Venezuela se muere de necesidades básicas, en Nicaragua igual, en el Salvador y en Honduras idem y así una gran lista de países gobernados por dictadores y negreros.

A todo esto, Naciones Unidas no pone coto y la Unión Europea tampoco acierta en sus medidas para atajar este desastre. Estamos más cerca de saber si en Marte hay vida y para ello se gastan millones y millones de dólares;por qué no se toman medidas contra la migración gastando dinero en origen (evitando las guerras, la corrupción, las hambrunas y las sequías), también en educación y sanidad y de esta forma ayudaremos a que la migración no sea un problema, sino que se vea como una parte de la solución.

Señores y señoras de la alta política europea y mundial, pónganse las pilas, piensen, trabajen e intenten solucionar estos enormes problemas que nos afectan a todos, en mayor o menor medida.