Agradecimiento

J.E. - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Hace unos días en el monte, al intentar arrancar una planta, ésta se rompió de repente y caí de espaldas dentro de un matorral de espinas, con pendiente y con el culo más alto que la cabeza. Fue una situación penosa y ridícula. No tenía ningún asidero. Impotente en esa situación no tuve más remedio que gritar pidiendo ayuda a quien pudiera escucharme. Por fin una pareja me oyó y me ayudó. Gracias amigos. Muchas gracias por vuestra ayuda.