¿Se van a escapar vivos?

Por Javier Orcajada del Castillo - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

ahora, con la renovación del PP, muchos de sus directivos empantanados en la corrupción abrigan la esperanza de que se decrete borrón y cuenta nueva. Porque las aguas fecales le llegan hasta el cuello al nuevo presidente, Pablo Casado, por las denuncias de obtener licenciaturas sin examen. También es de esperar que Cifuentes sea juzgada como corresponde por falsificar documentación oficial por el mismo pecado que el nuevo presidente. Recordar que Aznar fue multado con 70.000 € y se le giró una declaración complementaria por 200.000 €. Declaró sus ingresos por medio de la sociedad Famaztella para tributar a un tipo inferior al que le correspondería por el IRPF. Miguel Arias Cañete está siendo investigado por poseer una empresa domiciliada en Ceuta donde se tributa a tipos inferiores a los de España a pesar de que su actividad la desarrolla en Jerez. También ha sido inspeccionado por irregularidades como eurodiputado y está pendiente de juicio por tener una off shore en Panamá a nombre de su esposa. García Margallo, exministro de Exteriores, fue investigado por sospecharse que incumplió sus obligaciones tributarias en España. Son algunos ejemplos poco conocidos de personalidades que alardean de patriotas, pero que sus proclamas sobre su amor por España son indicio de que tienen algo que ocultar. Quizá tendremos el privilegio de ver al nuevo presidente del PP declarando ante un tribunal, como tuvo que hacer Rajoy que está pendiente de sentencia por los cobros en negro que le entregaba en sobres Bárcenas y que viene reflejado en la contabilidad B. Curiosa renovación en el PP en la que el nuevo presidente está pendiente de ser llamado a declarar ante el Supremo. Así que Pablo Casado, a pesar de los buenos augurios, cuídese de los Idus de Marzo. En esas fechas murió asesinado Julio César.

Más sobre Opinión

ir a Opinión »

Últimas Noticias Multimedia