Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Alertan del auge de estafas a navarros en alquileres falsos turísticos

La Policía Nacional ha recibido varias denuncias por engaños en la Costa del Sol
Las víctimas pagan una fianza de unos 400 euros y, al llegar al destino, no tienen piso ni contacto con el estafador

Enrique Conde - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Apartamentos junto a la playa de La Barceloneta, en Barcelona.

Apartamentos junto a la playa de La Barceloneta, en Barcelona.

Galería Noticia

Apartamentos junto a la playa de La Barceloneta, en Barcelona.

pamplona- “Son una estafa traumática”, comentan los investigadores de estos engaños. Te dejan a pie de playa, sin el alquiler comprometido, con las maletas a cuestas, la familia recién desembarcada y en un destino turístico con altísima ocupación. Son las llamadas estafas en alquileres vacacionales falsos, es decir, aquellos navarros que alquilan con suficiente antelación un buen piso, cercano por lo general a algún lugar de playa, y a un precio relativamente bajo pero que finalmente se convierte en un rotundo engaño.

El chollo del unifamiliar con jardín en la costa o el gancho del piso amplio y bien acondicionado con vistas al mar se puede convertir en un trauma importante. La Policía Nacional -que ya ha recibido varias denuncias en Navarra por ciudadanos que han pagado fianzas por alquileres localizados en páginas comunes de internet y que terminan siendo falsos- alerta del auge de este tipo de prácticas sobre todo en estas fechas. Las últimas denuncias recibidas hacen referencia a navarros que habían elegido la Costa del Sol para disfrutar de sus vacaciones. Y ni el piso existía, ni nadie respondía al correo electrónico del supuesto arrendatario.

David González, jefe de sección de Policía Judicial de la Policía Nacional en Navarra, explica que este tipo de timos “han crecido en los últimos años porque la gente quiere irse de vacaciones y quiere un alquiler barato, por lo que muchas veces se pica en chollos anunciados en páginas muy comunes (Milanuncios). Ahora no se trata tanto de ofrecer pisos a precios muy bajos en destinos estivales frecuentes, sino que lo que tratan es de reducir algo el precio del piso respecto a la competencia de la zona, pero sin que el precio sea por así decirlo demasiado sospechoso. “En lugar de ofrecer a 400 euros una casa en una zona en la que se están ofertando por 800 euros, lo que hacen es pedir 700 euros. Lo que buscan es que sea apetecible y tampoco exigen cantidades altas. Normalmente piden una fianza de no más de 400 euros, ya que así no es delito y porque es una cantidad que normalmente accedes a pagar sin dificultad”, comenta González.

Lo que ocurre es que muchos de estos delincuentes pertenecen a bandas organizadas que mantienen a su vez gestiones para el alquiler con varios interesados. Así, si el anzuelo lo muerden 20 personas, con 300 euros por cabeza, ya han conseguido 6.000 euros. Lo reciben por lo general a través de transferencias por Western Union o similares, o bien abren cuentas corrientes con documentación falsa y a nombre de gente necesitada a la que pagan un mínimo. Luego, al recibir los primeros ingresos, cancelan las cuentas.

“Actúan así para minimizar riesgos de que puedan ser localizados por la Policía. No dejan rastro. Por lo general, si un piso te lo ofrecen a bajo precio, la única manera de contactar con el propietario es por correo electrónico, no dispone de móvil y a los pocos días de hacer el pago ya no responde al email, es que ese piso era una estafa en toda regla. No hay un manual para detectar estafas, pero sí que hay indicios que invitan a pensar que estamos siendo víctimas de alguna”, detalla el mando policial. “Por eso, solemos aconsejar a los ciudadanos que pidan un selfie del dueño en su propio piso, o preguntarle si tiene WhatsApp para contactar más fácilmente porque en muchas ocasiones usan tarjetas de móvil prepago para no dejar rastro o decirle que algún familiar o amigo que reside por la zona (aunque no exista) va a pasarse por el piso para verlo. A veces también se les detecta -añade el inspector González- a través de la manera en la que escriben la oferta, porque muchas veces son personas extranjeras cuya manera de expresarse se puede observar que incurre en muchas faltas de ortografía o algunas expresiones extrañas”.

Pero no es un tipo de estafa sencilla. Necesita de una ingeniería social de crear el gancho, encontrar fotos de pisos que se correspondan con los existentes por la zona, detectar a la potencial víctima, ofrecerle un precio cómodo y posibilidades de pago fáciles. Como se ve necesita cierta ideación porque, por lo general, el estafador no tiene relación alguna con el lugar donde oferta el piso chollo. Pero sí que se encargan de reunir cierto conocimiento del entorno y de que la apariencia del anuncio sea lo menos sospechosa posible. Luego ya vendrá el trauma. Cuando el turista navarro se desplaza a ese lugar de playa donde cree haber alquilado una ganga de piso. Y resulta que aquella dirección no existe, no hay piso, o pertenece a otros. En junio se arrestó a una organización de 45 personales, por estafar 400.000 euros con falsos alquileres turísticos en la costa gaditana. La banda acumulaba 500 denuncias en todo el Estado. Denunciar casos así a la Policía es vital para atraparles.