Caminante de la vida

Eslava inaugura una escultura de cinco metros, apoyada por el programa Landarte

Un reportaje de Sagrario Zabaleta Echarte - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Félix Zaratiegui, Estefanía Munarriz e Ignacio Barber, en la inauguración del monumento.

Félix Zaratiegui, Estefanía Munarriz e Ignacio Barber, en la inauguración del monumento.

Galería Noticia

Félix Zaratiegui, Estefanía Munarriz e Ignacio Barber, en la inauguración del monumento.

“Caminando por la vida, trazando tu camino, vagando en el espacio, pasar es tu destino. Vibrar, reír, llorar, amar, avanzar con los demás. Caminante no te olvides de los que vienen detrás”. A partir de ahora este poema se leerá en Eslava junto a la escultura de un gigante de piedra de cinco metros ubicado en La Rosalía. Estefanía Munarriz, representante de la Dirección de Cultura del Gobierno de Navarra;Ignacio Barber, alcalde de Eslava, y Félix Zaratiegui, su impulsor, mostraron ante más de un centenar de personas el proyecto, apoyado por el programa de arte y ruralidad Landarte.

“Pretendemos fusionar ideas innovadoras y el trabajo en equipo con la ciudadanía de cada localidad para potenciar el desarrollo económico, el fomento del empleo y la mejora de la vida rural a través de Landarte”, explicó Estefanía Munarriz. En esta edición, 16 pueblos han participado en el programa que aspira a “crear una red para colaborar entre municipios”. El alcalde Ignacio Barber agradeció la implicación del “pueblo para hacer realidad el Caminante y el resto de expresiones artísticas”. Nombró a “Félix Zaratiegui -momento en el que el público interrumpió al primer edil para ovacionarlo-, a Javier Reyes, a Natxo del Castillo y a la Asociación de Amigos de Eslava”.

Posteriormente tomó la palabra el “hacedor” del proyecto, como él mismo se calificó, Félix Zaratiegui. “Soy vecino de Eslava, pero desde hace años vivo en Francia. Este Caminante no hay camino está inspirado en el poema de Antonio Machado y en la canción de Joan Manuel Serrat. Es una iniciativa modesta porque somos un pueblo pequeño pero ambiciosa ya que hemos trabajado seis expresiones artísticas: escultura, pintura, vídeo, poema, teatro y fotografía”. Un total de 30 instantáneas en blanco y negro de vecinos y vecinas de diferentes edades acompañan al Caminante en La Rosalía. Félix, con la colaboración de su hermana Anabel, encuadró este gigante dentro del Paseo Megalítico en el que lleva inmerso seis años. “El Caminante se suma a los otros cuatro espacios: el Mirador, Los Cipreses, el Enigma y las Agujas”, enumeró con voz entrecortada por la emoción. Cuando Félix desarrollaba su exposición, de forma sorpresiva, fue interrumpido por el gigante que recobró vida a través de la voz de Juanpe Marco, que recordó las hazañas de la escultura de piedra en Santa Criz y recitó el poema del Caminante. Al concluir, el txistu y tambor de José Luis Lejarza guiaron a un grupo de romanos de Santa Criz, escenificados por vecinos y vecinas de todas las edades, hasta el frontón en el que se contemplaron las obras pintadas la semana pasada para “reconciliar” la naturaleza con el ser humano en el taller dirigido por Javier Reyes, con la cooperación de oriundos de Eslava. En el centro social, el acto continuó con un vídeo de Natxo del Castillo, y como colofón, los asistentes degustaron un lunch al mismo tiempo que “vibraron, rieron y avanzaron con los demás” como aconsejó el Caminante.