Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Desencajonamiento con 4 toros insumisos de Couto y Santa Teresa

El alcalde mandó desalojar la plaza para poder llevar sin peligro los toros a los corrales por el trayecto del encierro

Martes, 14 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El primer toro, el castaño 'Bienvenido', nº48 de Aguadulce, desmontó su rampa de salida.

El primer toro, el castaño 'Bienvenido', nº48 de Aguadulce, desmontó su rampa de salida. (MANUEL SAGÜÉS)

Galería Noticia

El primer toro, el castaño 'Bienvenido', nº48 de Aguadulce, desmontó su rampa de salida.

TAFALLA- El desencajonamiento de los toros de la próxima feria tuvo en la tarde de ayer el éxito de la gran asistencia de público que casi llena por completo el coso. Se desembarcaron las corridas de los días 16, 15 y 18 de agosto, por este orden, que corresponden a los hierros de Aguadulce, Prieto de la Cal y Couto de Fornilhos y Santa Teresa, estas dos últimas de la misma casa ganadera. El acontecimiento tuvo varias vicisitudes. Bienvenido, el primer toro de Aguadulce y del acto en salir de su cambreta hizo palanca en la rampa de madera, quedando encajado en el hueco creado entre camión y ruedo. El toro logró liberarse y, posteriormente, la brigada municipal recompuso la estructura.

Del segundo camión surgió lo más doloso de la tarde: el toro número 66 de Prieto de la Cal, Felino, tras su espectacular salida remató con fuerza en las tablas a la altura del toril y se rompió el pitón izquierdo por la mitad, haciendo saltar por los aires astillas tanto de su cuerna como del maderamen de la barrera. De esta forma, quedó rechazado del reconocimiento veterinario. Y del tercer camión salieron cuatro toros de Couto de Fornilhos y tres de Santa Teresa con normalidad, mas cuatro de ellos optaron por no querer entrar en los corrales durante largos minutos. Se decidió intentarlo por la puerta del encierro, por lo que se tuvo que habilitar el vallado correspondiente para desviarlos directamente a los corrales. Numeroso público infantil ocupó rápidamente este vallado. Dada una situación susceptible de peligro fue el propio alcalde de la ciudad, Goldaracena, quien ordenó que no se procediera a realizar la improvisada solución sin que todo el público hubiera abandonado la plaza. Así, ya de noche, cerca de las diez, los cuatro toros insumisos del hierro andaluz claudicaron y siguieron los pasos de la parada de cabestros para encontrarse en los corrales con sus otros tres hermanos.

La corrida (6 toros) de Aguadulce fue aplaudida por sus buenas hechuras, por pareja y por sus variados pelajes. De Prieto de la Cal saltaron cuatro jaboneros (uno el malogrado 66), serios y de buenas hechuras y dos negros más cuajados y altos. Los coutos y santateresas, todos negros, lucieron kilos y amplias arboladuras. - Manuel Sagüés