Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
OSASUNA la actualidad

Imanol García e Iñigo Pérez: brújulas ‘made in’ Navarra

RETORNO | Imanol vuelve al club que le ha visto crecer tras un año en villarreal e iñigo regresa a su tierra tras salir hace 17 rumbo a bilbao

Diego Eusa / Mikel Saiz - Martes, 14 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Imanol e Iñigo posan en el césped de Tajonar.

Imanol e Iñigo posan en el césped de Tajonar. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

Imanol e Iñigo posan en el césped de Tajonar.

pamplona- Iñigo e Imanol. Imanol e Iñigo. Ambos han llevado estos últimos meses una vida paralela que ha terminado por unirles en Osasuna. Uno, en su vuelta al club que le vio nacer y el otro en el club de su tierra, una oportunidad que, como dice, no sabe si la volvería a tener. Imanol García (Eskirotz, 26-12-1995) retorna a Osasuna después de abandonar el club rojillo hace un verano con destino Castellón para militar en el filial del Villarreal, con el que se quedó a las puertas del ascenso a Segunda División y donde coincidió con el exrojillo Ander Cantero. Por su parte, Iñigo Pérez (Pamplona, 18-01-1988), por su parte, siguió los pasos de Jagoba Arrasate para firmar por la disciplina rojilla y continuar bajo las órdenes del técnico vizcaíno tras coincidir las últimas tres temporadas en Soria.

Ha transcurrido ya un mes desde que el nuevo Osasuna echó a andar. ¿Cómo ven al equipo con el paso de las semanas?

-Iñigo Pérez (I.P.): Bueno, con el paso de las semanas, los entrenamientos y los amistosos es cierto que se empieza a ver más cohesión en el grupo y en los partidos. Hemos tenido rivales de categoría superior y es cierto que las sensaciones son buenas y poco a poco se va viendo lo que el míster nos quiere transmitir.

-Imanol García (I.G.):Se nota que el equipo va cogiendo ritmo, va adquiriendo los conceptos que pide el cuerpo técnico y ese es el objetivo de la pretemporada.

Y, ¿personalmente cómo se ven? Porque usted, Imanol, empezó más tarde que sus compañeros...

-I.G.:Personalmente creo que cuesta un poco empezar después de la fase de ascenso, tienes menos tiempo de vacaciones, pero también vas entrando poco a poco en dinámica con los compañeros, con quienes te tienes que adaptar y hacer equipo.

-I.P.: Yo parto con un poco de ventaja con mis compañeros porque sé qué es lo que busca el cuerpo técnico. Al final hemos coincidido tres años en Soria y puedo tener más pistas y luego, como dice Imanol, hay que hacer equipo, porque todo va más rodado y al final uno quiere estar preparado porque tiene ganas de que empiece la competición.

Visto desde fuera, los dos han llevado una vida paralela por unos meses: han jugado fase de ascenso, lamentablemente para ustedes no consiguieron el resultado que buscaban y uno acaba en el club de su tierra y otro vuelve al club que le vio crecer.

-I.G.: Así es, pero en la fase de ascenso, si llegamos a conseguir el objetivo igual no estábamos aquí, nunca se sabe qué hubiera pasado. Pero sí que es bonito jugar la fase de ascenso aunque los dos nos quedamos a las puertas. Ahora nos ha salido esta oportunidad de venir aquí a Osasuna y yo vengo con más ilusión que nunca.

-I.P.: Como dice Imanol, al final es difícil aceptar que no puedes ascender o que te quedas en el último escalón, pero también es verdad que gracias a esa temporada salen este tipo de oportunidades. Imanol lleva toda la vida en Osasuna y conoce cómo es, qué significa el club y qué espera la afición del equipo y yo es verdad que vuelvo a casa, pero al no pasar por las categorías inferiores estoy intentando empaparme tanto de él como de mis compañeros que llevan mucho tiempo aquí y, como en la adaptación,

Usted, Iñigo, reconoció en su presentación que tenía otras ofertas económicas importantes por venir aquí y usted Imanol, que en el momento en el que Osasuna se pone en contacto con usted, la primera opción es volver. ¿Qué tiene de especial el club para que hayan tomado esa decisión?

-I.G.:En mi caso yo estoy muy arraigado aquí, tengo, como Iñigo, la familia aquí, que es siempre un punto a favor. Además yo conocía el club y me apetecía volver para estar aquí en Segunda y llevar al equipo a donde se merece, a Primera División.

-I.P.: En mi caso es cierto que después de la temporada pasada tenía varias opciones entre las que estaba Osasuna y en el momento en el que a mí se me planteó esta opción, a pesar de tener un año más de contrato en Soria, mi única preocupación era que sí tenía que salir de ahí solo fuera a Osasuna porque salí de aquí muy pequeño, nunca pude vivir el jugar en Osasuna, el poder hacerlo de local en El Sadar. Esta era una razón que me motivaba y que más me atrajo por encima del resto de posibilidades a pesar de que las ofertas eran muy buenas. Las oportunidades pasan una vez, tengo 30 años, y nunca se sabe si hubiera tenido otra oportunidad de jugar en Osasuna. Quise agarrar esta oportunidad y cuando tomas este tipo de decisiones y no te acuerdas de las que has dejado atrás significa que tomaste la buena y estoy muy contento de estar aquí.

¿Cómo fue la adaptación o readaptación en sus primeros días aquí?

-I.G.: Yo, quitando los fichajes del año pasado y los de este, conocía prácticamente a todos los compañeros, conocía las instalaciones y ha sido todo muy ameno. Con el cuerpo técnico ha sido todo muy rápido, muy llevadero y muy fácil.

-I.P.: Yo no tengo ese contacto con los compañeros como lo tiene Imanol, pero es cierto que ha sido todo realmente sencillo, me lo han hecho todo muy fácil desde el primer momento, no ha habido puertas o muros que derribar, todos son muy abiertos, las relaciones entre nosotros son muy fluidas y el hecho de que conociera al cuerpo técnico quieras o no te da energía para seguir conociendo a los compañeros. Para mí ha sido muy fácil la adaptación y a todo esto se le añade el plus de que están aquí tanto la familia como los amigos, que no he podido disfrutar de ellos durante estos años y esto suma y hace que en el día a día estés feliz.

Dejando a un lado los resultados, porque en la pretemporada es lo de menos, la afición se vuelve a mostrar ilusionada con las sensaciones que el equipo está mostrando tras cada partido, después de la decepción de la temporada pasada.

-I.P.:Yo, hablando desde el punto de vista del que ha llegado por primera vez y al que todo le va sorprendiendo, soy consciente y he sido consciente de lo que es la afición de Osasuna, lo ves desde pequeño y cuando vienes aquí a jugar lo sientes. Es cierto que sorprende que tras dos temporadas muy desilusionantes para ellos, que respondan como responden con el tema del socio, consiguiendo unas cifras históricas, no te deja de sorprender esa fidelidad y nosotros como jugadores la tenemos que conocer y apoyarnos en ello. Es cierto que las pretemporadas sirven para conocer al grupo, al cuerpo técnico y coger minutos, pero también es cierto que estamos haciendo partidos muy completos y queremos seguir en esa línea.

-I.G.: Siguiendo con lo que dice Iñigo, la ciudad respira osasunismo y por eso sabemos que la afición a nosotros no nos va a fallar. Sabemos que la afición va a estar ahí en las buenas y en las malas porque ya lo han demostrado y nosotros vamos a tener que darles motivos para que estén con nosotros cada fin de semana apoyándonos y tenemos que luchar para darles alegrías.

¿El vestuario ha comenzado ya a marcarse un objetivo como equipo de cara a esta temporada o todavía es pronto para ello?

-I.G.: Bueno, todavía no hemos hablado de objetivos porque estamos pensando en estar preparados para la primera jornada el domingo en Mallorca. Está claro que queremos estar arriba y pelear con todos.

-I.P.: Yo, como dije en la presentación, creo que los objetivos a largo plazo en esta categoría no sirven para nada. Pueden ser engañosos incluso para ti mismo. Sabemos que tenemos plantilla y somos un club preparado para estar arriba y luchar por ascender directo o jugar play off pero eso no quiere decir que no seamos conscientes de la dificultad de la categoría, pero ahora mismo el grupo está centrado en hacer un buen equipo y un bloque para estar cerca de la victoria.

Y, personalmente, ¿tienen marcado un objetivo individual?

-I.P.: Yo me reitero a que el objetivo individual es llegar en forma, conocer a mis compañeros para adaptarme a los mecanismos y estar disponible para el míster y para ayudar al equipo en el partido de Mallorca. No creo que haga falta mirar más allá de eso.

-I.G.: Creo que tratar de jugar lo máximo posible, intentar que te respeten las lesiones y estar preparado para aportar al equipo cuando el entrenador decida contar contigo.

En los entrenamientos ya se van viendo pinceladas del estilo de Jagoba al buscar, por ejemplo, una presión alta de todo el equipo. Pero a ustedes, en particular, ¿qué les pide a cada uno?

-I.G.: Bueno, Iñigo conoce a Jagoba mejor que yo, pero a los mediocentros lo que nos está transmitiendo es la verticalidad, el presionar arriba para intentar robar en campo contrario. Son cosas básicas e importantes, sin llegar a saturarnos con conceptos.

-I.P.: Es cierto que a Jagoba le gusta que el juego sea rápido, que puedas hacer daño al rival cuando esté desprotegido y que tú te sientas cómodo cuando estás defendiendo. Para ello tiene la idea de hacer la presión alta, muy intensa, que no puedan pensar los rivales y tú puedas robar y tengas menos metros que recorrer cerca del área rival, pero también es consciente de que las presiones fallan, y para ello quiere que los mediocentros nos repleguemos, que dirijamos al equipo.

Cualquier miembro del equipo no tiene miedo en afirmar cuando habla ante los medios de que el equipo es una piña. Para el aficionado, que no ve lo que ocurre fuera del césped, ¿en qué aspectos el equipo es una piña?

-I.G.: Yo creo que hay muchos jugadores que se conocen muchos años y van pasando las categorías juntos y eso hace que más que compañeros de equipo sean amigos y está claro que fuera del entrenamiento hacemos vida y eso hace que la comunicación en el campo sea mejor.

-I.P.: Yo, en los pocos días que llevo, noto que las relaciones entre los jugadores es muy buena. Se hacen planes conjuntos postentrenamiento que son muy positivos y el ver que el equipo sea una piña hace que luego sea un factor diferencial en un equipo cuando un jugador no juega el fin de semana y tiene que entrenar el lunes que en un equipo donde el vestuario no es una piña y no hay ambiente de trabajo. Al final se nota en el objetivo común cuando todos los jugadores miran por el bien del equipo y no por su propio bien.

Y por último, Imanol, que ha tenido la oportunidad de jugar en El Sadar de local, ¿qué consejo le da a Iñigo que todavía no ha tenido la opción de hacerlo?

-I.G.: No he disputado tanto como para decirle a Iñigo qué tiene que hacer o no, pero le diría que se deje el alma y luche cada balón, que la afición lo agradece mucho más que el fallar o acertar un pase.

Y usted, Iñigo, que lleva mucho mas tiempo en el fútbol de élite, ¿qué consejo le da a Imanol que, como quien dice, acaba de empezar y no tiene una trayectoria tan amplia como la suya?

-I.P.: Lo que le puedo decir es que sí que cuando empezaba no relativizas lo que sucede en el día a día ya sea cuando juegas y estás bien o no juegas porque estás mal o lesionado. Yo le diría que tenga un equilibrio tanto en las euforias o en los dramas. Imanol es un chico que se cuida, que está a tope y en eso no hay que aconsejarle nada, porque lo tiene de base pero creo que si es capaz de disfrutar y mantener la calma, con el fútbol que tiene va a ser capaz de tener una amplia trayectoria.