El claustro del Monasterio de Fitero impulsa un auge turístico en la villa

A principios de agosto se habían registrado 10.000 visitantes, casi tantos como en todo el año 2017

Mikel Arilla Fermín Pérez-Nievas - Martes, 14 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Imagen interior del Monasterio Cisterciense de Fitero.

Imagen interior del Monasterio Cisterciense de Fitero.

Galería Noticia

Imagen interior del Monasterio Cisterciense de Fitero.

FITERO- El turismo en Fitero está al alza. Los datos recopilados por la oficina turística de la localidad a principios del mes de agosto arrojan una cifra de 10.000 visitantes, un número que se acerca a los 13.286 turistas que acogió la villa cisterciense en todo el año 2017. “Agosto está siendo espectacular. Estamos muy satisfechos con los resultados del trabajo de impulso que se ha realizado en los últimos años”, señala Carmen Yanguas, responsable de la Oficina de Turismo, quien no duda en subrayar la apertura del claustro del Monasterio tras su restauración como el antes y el después en la proyección del municipio de cara a los visitantes.

La culminación de los nueve años de trabajos de restauración del claustro ya propiciaron que en 2017 las cifras fueran notables y, como apunta Yanguas, en la primera mitad de este 2018 y todavía con temporada alta por delante, ha terminado por consolidar a Fitero como un destino turístico de referencia en Navarra, especialmente para los visitantes interesados en patrimonio y arte. “El turista nacional es el más asiduo y en los últimos meses se ha producido un incremento notable de visitantes catalanes”, explica la responsable de la oficina.

En lo que respecta a los datos relativos a la media de visitantes diarios, las cifras también hablan por sí solas. Desde que el Ayuntamiento de Fitero puso en marcha el modelo de actuación en materia de turismo, concretamente en junio de 2016, se ha pasado de una media de 18 visitantes por día a 54 en este 2018.

Además, la apuesta por el Monasterio de Fitero como atractivo turístico desde la propia oficina y el Consistorio se ha canalizado a través del diseño de circuitos turísticos como Fitero Cisterciense, mediante el que el visitante tiene múltiples opciones para conocer el claustro, la iglesia abacial o la zona monumental. Carmen Yanguas resalta también el éxito que las visitas teatralizadas están cosechando entre los turistas. En las celebradas estos días 12 y 13 de agosto el lleno ha sido “absoluto” y en las previstas para las jornadas del 24 y 25 de agosto apenas quedan disponibles una veintena de entradas. “El hecho de que las entradas se puedan adquirir de forma on line también ha agilizado los pasos a las personas interesadas y ha propiciado el aumento”, añade Yanguas.

Estas representaciones las realiza la Asociación Cultural Atalaya de Fitero en colaboración con el Ayuntamiento y su marca turística, Turismo de Fitero, y ofrecen al visitante una recreación del día a día de los monjes cistercienses.

Sector privadoOtro de los puntos que ha generado un impulso importante en el crecimiento turístico de la localidad ribera ha sido la estrecha colaboración de las administraciones públicas con el sector privado. Hostelería y otras empresas especializadas en el producto de Fitero han ido de la mano del consistorio y la Oficina de Turismo trabajando codo con codo en la mesa de turismo creada a tal efecto. El beneficio es mutuo, como detalla Yanguas con un dato revelador: si hace unos años 7 de cada 10 turistas se alojaban en el Balneario de la villa, en la actualidad esa proporción es de 3 de cada 10, lo que muestra un desarrollo de empresas especializadas en alojamiento como casas o apartamentos rurales y también dibuja un perfil de turistas atraídos por la localidad sin alojarse necesariamente en ella.

Estudio de datosBuena parte de la culpa de la mejora de la oferta y el crecimiento en la recepción de turistas la ha tenido también el desarrollo de un sistema de estudio de datos puesto en marcha con dos puntos de recogida de información: la Oficina de Turismo y el acceso al claustro del Monasterio Cisterciense.

Como explican desde la propia oficina, desde 2016 se manejan más de 25.000 datos que se estudian y analizan periódicamente, analizando tendencias con el objetivo de trazar planes que permitan ofrecer experiencias personalizadas en función de la tipología, las necesidades o los intereses de la persona que decide visitar Fitero. Datos que, además, también se comparten y analizan con los mencionados agentes del sector privado en la línea de trabajo conjunto que mantienen y que ha supuesto una auténtica revolución turística.