Cuesta: “el sadar se queda pequeño”

ofrenda el vicepresidente dice en la visita a javier que el estadio no es lo suficientemente grande para “la mejor afición del mundo”, que volverá a alcanzar el tope de socios

Ainhoa Orzanco Mikel Saiz - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El equipo rojillo, junto con el cuerpo técnico y la directiva, posando delante del castillo de Javier.

El equipo rojillo, junto con el cuerpo técnico y la directiva, posando delante del castillo de Javier.

Galería Noticia

El equipo rojillo, junto con el cuerpo técnico y la directiva, posando delante del castillo de Javier.Algunos de los jugadores de Osasuna, durante la misa en Javier.Miguel Flaño, Oier Sanjurjo y Miguel Cuesta, conversando ayer.

javier- Como otros años, Osasuna se acercó al castillo de Javier para hacer una ofrenda a San Francisco Javier. Además de los jugadores acudieron al acto el cuerpo técnico y la directiva, faltó el presidente Luis Sabalza que se encuentra de vacaciones. Los aficionados rojillos un año más estuvieron esperando ansiosos a que llegaran los jugadores.

Antes del acto religioso el vicepresidente Miguel Cuesta habló para los medios de comunicación. Comenzó con la noticia de que desde ayer está disponible la nueva web para la reforma de El Sadar. En la nueva plataforma está todo lo necesario para que los socios opinen sobre el tema. Hay de plazo hasta el 30 de septiembre para que los despachos de arquitectura presenten los proyectos para las obras de remodelación del estadio.

“Con las cifras que estamos manejando está claro que El Sadar se nos ha quedado pequeño para la mejor afición del mundo, que es la de Osasuna”, explicó el vicepresidente, quien dijo que tienen previsto llegar a la cifra de socios del año pasado (15.910 socios). Sobre la afición de Osasuna dijo: “Tenemos unos socios que son muy fieles y son ellos quienes van a tener la palabra. Que los socios decidan el tipo de casa que quieren para las próximas décadas”.

Cuando fue preguntado por los objetivos de esta temporada declaró que “estamos todos muy ilusionados. Tenemos claro que no somos los favoritos, es una división que la están catalogando como la Segunda más complicada de toda la historia. Nosotros tenemos que trabajar con los pies en el suelo, centrarnos en cada entrenamiento y nuestro objetivo es el siguiente partido. Este año tenemos que luchar por la afición y conseguir un Sadar como lo ha sido siempre, un lugar donde a los rivales les de miedo jugar y así las cosas vendrán”.

“Nuestro proyecto de reforma es viable y está estudiado desde la economía, incluso si estuviésemos 16 años en Segunda. Hay que pensarlo así si nos metemos en un proyecto de esta envergadura. Es una obra que el aficionado navarro la está pidiendo y además la ley nos exige unas obras mínimas, pero la decisión la tienen los socios”, explicó Cuesta.