ATLETISMO | EUROPEO DE BERLÍN

Un espectáculo en la pista y en la grada

Manu Quijera, presidente del Pamplona Atlético, disfrutó en primera fila de los europeos de Berlín, que fueron “un éxito”

Un reportaje de Jon Viedma Carrera - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Sergio Fernández, en el Campeonato de Europa.

Sergio Fernández, en el Campeonato de Europa. (EFE/D.N)

Galería Noticia

Sergio Fernández, en el Campeonato de Europa.

“A pesar de los resultados, el hecho de tener a cuatro navarros en el Europeo ya es un gran éxito para Navarra” “El atletismo hecho de esta manera es espectáculo. Hay que hacerlo así, enfocándolo a ello”

Vivir en primera persona un gran acontecimiento es un orgullo. Y más si, como Manu Quijera, eres un enamorado del deporte y presencias cómo una ciudad entera se vuelca con el atletismo que, a menudo, no es tratado como se merece.

El presidente del Pamplona Atlético disfrutó en Berlín de un gran espectáculo, tanto dentro como fuera de la pista. Las gradas del Estadio Olímpico de la capital alemana repletas y, en el tartán, actuaciones como la de un chico de 18 años, el sueco Duplantis, saltando 6,05 metros, una marca que le colocó como el cuarto mejor saltador de la historia. Todo un lujo.

En esa final de pértiga podría haber estado también el navarro Adrián Vallés, pero no lo consiguió. Hizo tres nulos en su primer salto. “La pértiga es traicionera. Le tocó vivir una calificación, la parte más dura de la pértiga, y en una altura en la que él no debería tener ningún problema se quedó ahí”, analiza Quijera, quien no sabe “qué hubiera pasado” en esa final “espectacular, una de las mejores de la historia”, en la que brilló Duplantis y para la que Vallés “tenía aspiraciones de llegar”, pero se quedó sin tan siquiera lograr un salto válido. “Adrián estaba decepcionado, abatido, hecho polvo, pero con el paso de los días vio las cosas un poco más en la distancia y pensando en la nueva temporada”.

Otro de los navarros que no pudo pasar a la final de su práctica fue el lanzador de jabalina Nico Quijera. “Estuvo más flojo de lo previsto, de lo que él preveía en cuanto a marca, creía que lo tenía imposible para pasar a la final, y andaba también un poco fuera de forma porque se había enfocado a la temporada americana que terminó a primeros de junio”, razona su padre. Nico logró lanzar 73,27 metros, quedó duodécimo del grupo A y no logró el pase a la final ya que casi todos los atletas del grupo B superaron su marca. “Confiaba en hacerlo algo mejor y en lograr una marca un poco más cercana a lo que ha hecho este año y conseguir un puesto más elevado. Al final ha sido 24º, él llegaba con la 24ª mejor marca, así que ha quedado en el sitio en el que le correspondía, aunque su sensación fue agridulce”, confiesa su progenitor.

Mejores sensaciones obtuvo Maitane Melero, novena en la prueba de 10.000, una actuación “excelente” para el presidente del Pamplona Atlético: “Un noveno puesto era impensable hace no mucho tiempo. Ha aprovechado al 120% la experiencia internacional y ha disfrutado enormemente en el estadio, haciendo una buena marca y buen puesto”.

La otra alegría de la afición navarra fue Sergio Fernández, plata en el anterior Europeo y que en este no pudo pasar del séptimo puesto en su cuarta carrera de la temporada. “Ha hecho una marca excelente después de que fuese una incógnita incluso su participación porque prácticamente no había competido nada”, comenta Quijera. Sergio logró aun así la segunda mejor marca de su vida -48.98-. “Lo que pasa es que un séptimo puesto no luce tanto, pero en el anterior Europeo con peor marca fue segundo”, explicó. Sin embargo, el hambre de Sergio sigue siendo inmensa y este resultado “seguramente no cumpla sus expectativas”.

Resultados aparte, Quijera valora el simple hecho de tener cuatro navarros en el Europeo como algo destacable por sí solo. “Ha sido un gran éxito para Navarra”, sentencia.

españa: demasiadas expectativasLa delegación española volvió de Berlín con diez medallas, quedando novena en la clasificación. Sin embargo la sensación parece ser agridulce, ya que queda el gusto de que podían haber sido más. Pero Manu Quijera no comparte esto.

“Creo que ha sido un buen resultado. Había unas expectativas altísimas y se llegó a hablar de 14-15 medallas. Al final han sido 10. No es un mal balance, al final gente que aparentemente era segura para medalla no la ha conseguido”, explica, dando nombres como los de Bruno Hortelano, Saúl Ordóñez, Óscar Husillos y Adel Mechaal. “Se contaban como medallas muy claras que al final no lo han sido. Y a pesar de todo, se han conseguido diez”, avala Quijera, que destaca sobre todo la marcha, “un caladero” de preseas para España como lo es “la velocidad para los británicos o los lanzamientos para alemanes y polacos”.

En resumen, una “buena actuación” para la selección, que no llega a muy buena por las altas esperanzas. Aun así, Quijera destaca que la posición en el medallero es “engañosa”.

“El criterio para ver el nivel de un país es la clasificación por puntos, que se establece por los finalistas. Al primero se le dan ocho puntos y al octavo, uno. Ahí España ha sido quinta, solo por detrás de Gran Bretaña, Alemania, Polonia y Francia. El resultado es muy bueno, ha habido 25 finalistas de 95 participantes”, manifiesta, opinando que faltan “grandes figuras, pero hay un nivel medio muy bueno, muy joven y con un gran futuro”.

“un éxito total”Manu Quijera hace un gran balance general del campeonato que ha podido vivir en Berlín. “Ha sido un éxito total de público. Han pasado más de 300.000 personas por el estadio, la sesión del viernes la vieron más de 5 millones de personas en la televisión alemana con un 21% de share”, justifica, calificando los campeonatos como “un espectáculo”.

“El atletismo hecho de esta manera, con público en las gradas, con pantallas en las que te enteras de todo, música, animación y con grandes atletas ha sido fantástico”, relata.

Hubo sobre todo dos pruebas que predominaron sobre las demás para Manu: el lanzamiento de jabalina y el ya mencionado salto de pértiga. “La jabalina de chicos fue un festival alemán, una locura... Y la pértiga masculina del domingo fue la mejor prueba de toda la historia”, destaca.

No obstante, el resumen del campeonato es “excelente” porque el presidente del Pamplona Atlético ha podido ver el atletismo como “espectáculo. Hay que hacerlo a ese nivel, con esos medios que cuenten a la gente lo que está pasando, y enfocándolo al show”,razona.

“Espero que nos demos cuenta que hay algo más allá del fútbol, que hay otros deportes bonitos y que merecen la pena”, desea Quijera, quien espera que siga habiendo “atletas de aquí” para continuar disfrutando del espectáculo del atletismo.