la carta del día

Trabajadoras familiares de Burlada

Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

una vez aprobado en el pleno del mes de julio la bajada de nivel de las trabajadoras familiares del Ayuntamiento de Burlada, pasando a estas trabajadoras a nivel D;queremos expresar nuestro desacuerdo:

Creemos que para dar oportunidades a “mujeres sin estudios” , la solución no es degradar ningún puesto de trabajo, sino crear puestos adecuados a cada nivel desde el nivel A al E. Existen puestos de niveles altos A y B que nadie se plantea bajar de nivel para que opte toda la población a los mismos. Y no creemos que sea discriminatorio para nadie. En Administración hay diferentes niveles, según el nivel de estudios y las funciones y responsabilidades que la realización del mismo conlleva. Se trata de adecuar al personal con su formación y sus habilidades al puesto de trabajo y no al revés.

Para este cometido, la ley establece unos mínimos que se han de cumplir. Y de ahí es responsabilidad de cada administración adecuar el perfil del personal a las características de cada puesto.

A lo largo de los años, se ha ido legislando en materia de servicios sociales, pasando del modelo asistencial y de caridad, a un modelo educativo y atención integral a las personas.

Aquí se encuadra el SAD, un programa destinado a mejorar y mantener la calidad de vida de sus usuarios, y dotando al programa de un fuerte carácter educativo, con objetivos, funciones, toma de decisiones en domicilios y responsabilidades importantes.

Por ello vemos la importancia que tiene la formación para el buen desempeño de esta profesión. En este sentido, la experiencia nos ha ido enseñando que en muchas ocasiones la falta de dicha formación, y del reciclaje profesional, deja coja precisamente esta característica, que dota al servicio de su esencia, y se convierte en un servicio meramente asistencial.

El encuadre de nivel C en Burlada fue un logro conseguido en el 2002, siendo un referente Burlada y sus trabajadoras familiares, para las compañeras de otras administraciones. Para la profesionalización del puesto de Trabajo Familiar e igualarnos en este derecho peleando siempre por subir y profesionalizar nuestro trabajo y no por perder derechos.

Dar gracias a nuestra compañeras de Pamplona que se han solidarizado con nosotras y nos han acompañado en este arduo proceso.

Y por último dar gracias a los enlaces de ELA y SPPME que nos han ayudado y apoyado en este duro momento.

Firman esta carta: Olga Arcelus Bizkarrondo y Miren Ardanaz Ulibarri, trabajadoras familiares