Mesa de Redacción

Demasiado tarde

Por Alicia Ezker - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Hay días en que la vida y la muerte viajan juntas, instantes decisivos en los que un segundo marca el giro de vivir a no hacerlo. Accidentes, atentados, crímenes, sucesos inexplicables que nos sacuden como una bofetada en medio del hastío veraniego. Puentes que unen y de pronto separan, puentes que se hunden, que cambian su solidez por la fragilidad más absoluta y se tragan lo que encuentran en lugar de depositarlo al otro lado. Las estremecedoras imágenes del trágico suceso ocurrido ayer en Génova donde más de 30 personas han muerto al hundirse el viaducto por el que pasaban son la imagen de ese segundo fatídico que cambia el destino. Esos vehículos seguramente iban cargados de viajes felices, de vueltas a casa, de salidas de vacaciones, de rutas habituales, de un día de compras... viajes de ida que no tendrán vuelta. Ahora llega el momento del duelo y lo que es casi peor, de exigir responsabilidades que acaban en acusaciones mutuas entre administraciones y empresas, para al final nadie pagar por tanta vida rota. Cada vez que hay una tragedia como la que ayer sacudió Italia la historia tristemente se repite, como si las víctimas no tuvieran bastante con lo que ya han perdido. El gobierno italiano ya ha empezado a exigir responsabilidades a Atlantia, empresa adjudicataria de la gestión de la carretera, que asegura que se estaba trabajando para reforzar la estructura del viaducto. Demasiado tarde. Para muchos ya no habrá viaje de vuelta.