Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Hipocondria y nostalgia por las “banderas nocivas”

Ante la falta de conflictos con las ikurriñas y enseñas en fiestas, el PP de navarra reaviva la polémica enviando faxes

Un reportaje de Daniel Burgui - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

el Partido Popular de Navarra demostró ayer, por un lado su extraordinaria voluntad de servicio público y, por otro, su líder, Ana Beltrán, manifestó claros síntomas de que adolece de una hipocondría crónica ante la trifulca. Incluso cuando no existe el conflicto, hay una preocupación constante y obsesiva por subsanarlo.

Así, ante la falta de polémicas este verano con las ikurriñas y banderas, ante la ausencia de los “mástiles nocivos”, el PPN envió ayer una nota de prensa que más bien parecía una de esas advertencias que aparecen en las cajetillas de tabaco, de medicina preventiva, y que decía así: “Ante el inicio de las fiestas patronales en diversas localidades navarras, con motivo de la festividad de la Virgen, el Partido Popular de Navarra recuerda a los alcaldes que colocar la ikurriña en los ayuntamientos es ilegal, tal y como quedó demostrado en sentencias de diversos tribunales esta primavera”. Y seguía la prescripción de hábitos saludables con una receta: “Como ya hicimos con el alcalde de Pamplona, en su momento enviamos también burofaxes a todos los ayuntamientos que el año pasado colocaron de manera ilegal la ikurriña en fiestas, para advertirles de que, en caso de volver a hacerlo, incurrirán en un posible delito de prevaricación”, explicó en el comunicado la presidenta del PPN. Beltrán recordaba además en la nota de los costos que puede ocasionar la colocación “fraudulenta de banderas”.

Txema Noval, alcalde Burlada, es uno de esos primeros ediles que recibió hace unas semanas el “preventivo fax” de Ana Beltrán. “Aunque el tono era un poco coaccionante y nos advertía de los posibles delitos, le agradezco de verdad a la señora Beltrán su interés y le trasmito de que ya nos preocuparemos los alcaldes de cumplir nuestras obligaciones y deberes, aunque no estaría de más que ella y otros destacados miembros de su partido cumpliesen también la ley de pago de impuestos y subsanasen sus deudas y morosidades también con la Hacienda Foral, por el bien de todos los ciudadanos de Navarra”, recordó Noval en tono jocoso y destacó el buen ambiente festivo en su localidad, que ayer mismo dio comienzo a sus fiestas patronales: sin incidentes, sin conflictos ni en los mástiles ni en las plazas.

Pero parece ser que la hipocondría por los conflictos de las banderas no es exclusiva de Beltrán. Hace un año, el alcalde de Caparroso, Aquilino Jiménez (el único del PPN en la Comunidad Foral), fue reprobado por obligar a retirar una bandera feminista de un local juvenil de la localidad en vísperas de las fiestas de la juventud. Aunque, por fortuna, las formas y los métodos quedan lejos de los obtusos procedimientos de sus compañeros del PP palentino: El verano pasado alcaldesa de Aguilar de Campoo, Maria José Ortega -también del PP- usó un camión grúa para retirar sin previo aviso la bandera arcoíris (símbolo LGTBI) que había colocado un concejal de Izquierda Unida-Equo en el balcón de su despacho.

En cualquier caso, tal y como concluye la nota de Ana Beltrán enviada a los medios de comunicación navarros: “El PPN estará vigilante, por si acaso”.