Cheikhouna consigue trabajo y se quedará en la Txantrea

Su cuadrilla agradece en una carta “a todos los que han mostrado su apoyo estos meses”

Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Cheikhouna, lanzando el Chupinazo de los colectivos populares en 2017.

Cheikhouna, lanzando el Chupinazo de los colectivos populares en 2017. (Foto: I. Aguinaga)

Galería Noticia

Cheikhouna, lanzando el Chupinazo de los colectivos populares en 2017.

pamplona- Cheikhouna Dieng, senegalés de 36 años afincado desde hace 11 en la Txantrea sobre el que pesaba una orden de expulsión por carecer de papeles, se quedará finalmente en el que es su barrio. Su hogar, su casa y su vida, tal y como ha reconocido en innumerables ocasiones. Lo ha demostrado, además, tras ganarse un hueco en el corazón de todos los vecinos, a los que consiguió movilizar en el juicio el pasado mes de abril, además de hacerse con el apoyo también de representantes políticos y de diversas asociaciones. La orden de expulsión, señalaba ayer su cuadrilla en una carta remitida a éste periódico, “ha conseguido frenarse, y queremos agradecer todos los apoyos recibidos”. El próximo 1 de septiembre se ha organizado por la tarde una celebración en la plaza Arriurdiñeta del barrio, y es que hay mucho que festejar.

“Tras el mazazo que supuso conocer la sentencia este pasado mes de mayo, por la que se confirmaba la expulsión del senegalés, decidimos dejar de lado las movilizaciones y centrarnos de forma discreta en la búsqueda de trabajo, la única opción para que permaneciera junto a nosotros -continúa la misiva-. Y si resulta difícil para cualquier persona joven conseguir uno, se convierte en una auténtica carrera de obstáculos para una persona sin papeles, ya que tiene que cumplir una serie de requisitos que dificultan aún más la contratación. Y aquí también tenemos que dar las gracias a quien apostó por él y lo contrató”, valoran sus amigos, que aseguran que su nuevo empleo le permitirá permanecer en su barrio dos años más.

Pero asumen que se trata de una “carrera de fondo” que aún no ha terminado, porque cuando culmine el contrato actual, Cheikhouna tendrá que seguir buscando trabajo y deberá presentar más papeles para una posterior renovación de dos años y otra más de cinco. Finalizado ese proceso, podría pedir la nacionalidad.

El senegalés, que está en todos los saraos, se ha convertido en un rostro conocido también fuera del barrio, donde incluso tiró el cohete de fiestas, llevó el lekukoa de la korrika, fue recibido por Olentzero y consiguió que cerca de mil personas se acercaran hasta allí en la que fue una cita histórica que sus amigos jamás olvidarán.

El homenaje del próximo 1 de septiembre, valoran, “no es sólo por Cheikhouna, es también un homenaje a todas aquellas personas que se juegan la vida cada día escapando de las guerras o de la miseria. Y es un agradecimiento sincero a cada persona que ha dedicado un solo minuto a esta causa. Gracias de corazón. Mila esker bihotzez, irailaren elkar ikusiko dugu!”. - D.N.