El número de muertos en el trabajo supera ya en Navarra el de todo 2017

UGT y CCOO cifran en nueve los fallecidos hasta ahora y piden una reunión urgente al Gobierno
Navarra es la comunidad donde más aumentan los accidentes en 2018

Juan Ángel Monreal / Unai Beroiz - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Protesta frente al ayuntamiento de Pamplona por un accidente laboral anterior.

Protesta frente al ayuntamiento de Pamplona por un accidente laboral anterior. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Protesta frente al ayuntamiento de Pamplona por un accidente laboral anterior.

Pamplona- Una primera mitad de agosto especialmente trágica ha hecho saltar las pocas alarmas que faltaban por sonar en materia de prevención de riesgos. El número de fallecidos en accidente laboral durante la jornada de trabajo supera ya en Navarra en el de todo 2017, un dato que ejemplifica el deterioro de la seguridad en el trabajo que acompaña a una recuperación económica asentada sobre un buen número de nuevos empleos -más de 9.000 solo en el último año- pero también sobre puestos de trabajo precarios y una elevada rotación.

Estos dos factores, junto a los descuidos y los recortes hechos en materia de prevención en los últimos años, son citados por los sindicatos para explicar unos datos que se han vuelto alarmantes. Y que ha servido a UGT y CCOO para reclamar al Gobierno de Navarra la convocatoria de “una reunión urgente” ante una realidad insoslayable: según los datos que manejan ambas centrales, en Navarra han fallecido ya nueve personas, frente a las seis de 2016 y 2017. Junto a todo ello, otro dato merece ser analizado con detenimiento: Navarra es la comunidad donde más aumentan los accidentes de trabajo en la primera mitad del año. Según los datos publicados por el Ministerio de Trabajo, crecen un 8,06%, frente al 2,27% de media.

Con ser trágica, la cifra de fallecidos no es sin embargo un reflejo fiel del estado de la prevención de riesgos en una comunidad como Navarra, donde cualquier incremento supone una desviación porcentual muy sensible. Pero los datos oficiales aportan un elemento de mayor inquietud si cabe: entre enero y junio, el número de accidentes considerados como graves se ha duplicado. Y ha pasado de 17 a 34. Y a todo ello cabe añadir que el número de accidentes crece en conjunto a un ritmo que casi triplica el del empleo. O lo que es lo mismo, de cada tres nuevos accidentes, solo uno cabe ser atribuido al incremento en la actividad. Para el resto hay que buscar otras causas.

Los sindicatos tienen las suyas. De hecho, tanto UGT como CCOO, ELA y LAB vienen advirtiendo desde hace tiempo del constante incremento que desde el año 2013 registra la siniestralidad laboral en Navarra. “Consecuencia de los recortes en la inversión preventiva llevados a cabo por las empresas en el marco de la crisis económica, pero también por la relajación de la actividad de vigilancia que corresponde a la Administración Pública y a la desaparición de programas de actuación dirigidos a reforzar la formación e información de empresas y trabajadores sobre esta materia”, explicaba ayer mismo UGT.

El sindicado con mayor representación en Navarra señalaba que en el año 2013 se produjo un cambio de tendencia en la evolución de la siniestralidad laboral en Navarra de tal calado que, mientras entre los años 2000 y 2012 el descenso de los accidentes fue constante y la siniestralidad se redujo un 65%, pasando de 80,4 a 28,2 accidentes por cada mil trabajadores, entre 2012 y 2017 el aumento también ha sido sostenido y los accidentes han aumentado un 24%, subiendo de 28,2 a 35 accidentes por cada mil trabajadores.

De los estudios realizados por UGT sobre la siniestralidad laboral se deduce que el perfil del trabajador accidentado responde al de una persona joven, de origen extranjero, con menos de seis meses de antigüedad en la empresa, con contrato temporal y como consecuencia de todo ello, con escasa o nula formación e información sobre los riesgos de su puesto de trabajo y las medidas de prevención que debe adoptar.