Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
reses onubenses de Prieto de la Cal

Dos cornadas a un mozo en Tafalla

J. O., pamplonés de 23 años, herido en el muslo, fue trasladado al CHN
Los toros hicieron una carrera agresiva y rápida, 1 minuto y 46 segundos

J. Lizarraga/L. Garde J. Bergasa/D. Olóriz/E. Sanz/ U. Beroiz/J. Diges (Efe) - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

'Felino'cornea a J.O.

'Felino'cornea a J.O. (EFE)

Galería Noticia

'Felino'cornea a J.O.

tafalla- Las reses onubenses de Prieto de la Cal protagonizaron ayer un primer encierro de Taf alla rápido y peligroso que dejó dos traslados al Complejo Hospitalario de Navarra, uno de ellos con dos cornadas. J. O., pamplonés de 23 años, fue empitonado en el muslo, y Jesús Mauleón, de 38 años y de Dicastillo, presentaba una contusión en la cadera y otra en la rodilla.

Parece que vendrá mucha gente”, valoraron varios vecinos de Tafalla mientras esperaban en el vallado a que el cohete explotara a las ocho en punto. Coincidiendo con la festividad de la Virgen de la Asunción, los 700 metros que separan los corrales de la Plaza de Toros se vieron ayer a rebosar. Sin embargo, a pesar de notarse una mayor afluencia a la de otros años, Miguel Luquin Goñi, ansoaindarra de 18 años, encontró “bastantes huecos desde la estación hasta el callejón”. Lo mismo pensó Aritz López, de 18 años y de Pamplona, que corrió por primera vez en Tafalla. Con este último se encontraba Fermín Aristu, de 20 años, que lleva varios años de encierros a sus espaldas: “Hoy no lo he hecho muy bien, pero creo que en general ha sido una carrera limpia”, valoró.

Una vez el reloj alcanzó las ocho de la mañana, el sonido del cohete alertó de la salida de las reses de los corrales. Los de Prieto de la Cal empezaron fuertes llegando a subirse a las aceras y poniendo en peligro a varios mozos. Fueron los toros jaboneros los que sembraron la alarma en un primer momento ya que “iban bastante agresivos”, según valoró Javier Elduayen, uno de los pastores. “Uno de los jaboneros ha ido lanzado y me he tenido que apartar. Si no llega a ser por un chaval que me ha subido al vallado me hubiera pillado”, narró Oihan Santana Garralda, de Ansoáin, de 18 años.

Pese a que los astados se hermanaran una vez pasada la curva de la Farola, Felino (nº19) se mantuvo rezagado y produjo varios momentos de tensión al barrer el vallado en diversas ocasiones. De hecho, fue este negro zaino el que empitonó a Jon Ongay, pamplonés de 23 años, que fue levantado por los aires y una de las dos cornadas llegó “hasta el fémur”, aunque no reviste gravedad: “Ninguna de ellas ha provocado la rotura del músculo. Hemos revisado también los sangrados y no había”, explicó el médico de la dotación de Cruz Roja. Ongay fue trasladado al Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) para ser operado en quirófano.

Pasada la curva de la Estación, como es habitual, los astados se abrieron disolviendo el grupo compacto que se había formado y provocaron algún que otro susto sin mayores consecuencias que alguna que otra caída. Al llegar al callejón, las reses volvieron a juntarse para acabar el encierro en 1 minuto y 46 segundos.

los heridosAdemás de Ongay, resultaron heridos Raúl Ayúcar, estellés de 22 años, con un corte en un dedo en el tramo del Ayuntamiento;Joseba Setas, de 22 años y de Tafalla, fue atendido por una herida en el costado y derecho y una abrasión en el codo;Iván Núñez, de 22 años y de San Sebastián, con otro corte en un dedo;y Jesús Mauleón, de 38 años y de Dicastillo, con una contusión en la cabeza y otra en la rodilla. “Ha estado consciente todo el rato, pero por si acaso ha sido trasladado al CHN para hacerle un chequeo”, dijeron los sanitarios. En la curva de la Estación, Ander Aláin Sanz presentó una herida en una mano, al igual que Lander López;y Ander Manzano, de 21 años y de Pamplona, heridas en la mano y las rodillas. Por último, en el callejón, Joseba Uterga, puentesino de 27 años, fue atendido con una luxación en un dedo de la mano izquierda.