Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Asunción pasea en buena compañía

La comparsa, dantzaris de Larratz o la Banda de Música Cultural escoltan a la virgen en la procesión en su honor

Erik Mugarza | Oskar Montero - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Dantzaris bailando en la plaza de la iglesia de Burlada, después de la procesión.

Dantzaris bailando en la plaza de la iglesia de Burlada, después de la procesión. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Dantzaris bailando en la plaza de la iglesia de Burlada, después de la procesión.

“Deseo que la gente participe en las fiestas porque son un acto del pueblo que se remonta a hace siglos” “Potenciamos juegos no competitivos en los que los propios niños deciden las reglas”

burlada- “Llevamos tocando en esta banda musical desde 1968”, explica Txuma Gallego Laya, director de la banda que ayer, con motivo del Día Grande de las fiestas de Burlada y de la procesión de la Virgen de la Asunción, acompañó a la comparsa de gigantes y cabezudos desde la plaza de las Eras, recorriendo la calle Lavanderas hasta la plaza de la iglesia.

El músico, que celebra 40 años como miembro de la banda y nueve como director y el martes lanzó el chupinazo en nombre de su banda, añade que “esta agrupación se inició por iniciativa de varios burladeses” y que desde entonces han continuando participando, y que tienen el objetivo de “seguir haciéndolo en el futuro”. También señala que “actualmente la banda está formada por 47 miembros;esta cantidad va variando pero habitualmente se mantiene entre esos números”.

La comparsa estuvo asimismo acompañada por el grupo de dantzaris Larratz, quienes más adelante llevaron a cabo una serie de bailes en la plaza de la iglesia. También tuvo su parte el grupo de gaiteros, cuyo objetivo, según explican, “es participar en cuantas manifestaciones culturales se realicen en Burlada, bien desde el Patronato de Cultura, como las fiestas de San Juan en junio o la Asunción en agosto, bien desde otras entidades, como peñas, sociedades, parroquias, colegios y organismos, entre otros”. El grupo, que lleva 28 años actuando, también desea “darle un toque musical a las fiestas;que no se limiten al ambiente nocturno sino que también se alegren las calles por la mañana para quien se anime, con los gigantes, bailes...”.

Asimismo, esa mañana se organizó la procesión de la Virgen de la Asunción que, según explica Juana Mari, quien lleva participando en ella desde los doce años, se celebra “con mucha devoción, ya que aquí viene mucha gente de los pueblos del norte y de alrededor de Pamplona: familias, abuelos, padres con sus hijos...”.

A este respecto, el párroco de la iglesia de San Juan Bautista de Burlada, Francisco Javier Arbilla, considera que “el acudir o no a la procesión es una decisión libre y personal”, a pesar de lo cual desea “que la gente participe en las fiestas porque son un acto del pueblo y una tradición cultural que se remonta a hace siglos”. También opina que, en los tres años que lleva como párroco, “ha habido más gente que ha venido a la celebración de la Asunción”.

Otro componente importante de la celebración fueron los Tramankulu Haur Jolasak, talleres y juegos infantiles que se ofrecieron, en castellano y en euskera, en el parque municipal de Burlada. Su organizador, Igor Lanz, nos explica cuál es el origen de esta iniciativa: “Todo comenzó cuando hace siete años organizamos una gincana para el cumpleaños de mi hija. A medida que pasaron los años fuimos haciendo gincanas cada vez más complicadas, hasta que un día una chica nos dio la idea de crear distintos tipos de actividades infantiles. Desde entonces hemos desarrollado eventos en distintas localidades;no solo en Burlada sino también en el valle de Arakil, en Imoz, en Sakana...”.

Lanz aclara que lo que su grupo potencia “son juegos no competitivos, entre los cuales hay algunos en los que son los propios niños los que deciden las reglas;incentivando de este modo su imaginación y su creatividad”. Añade que “el número de niños que acuden a estos eventos depende del tamaño de la localidad, por lo que en un lugar como Burlada, con una población de unos 18.000 habitantes, la cantidad de chavales es, lógicamente, mucho mayor”.

Resalta asimismo el detalle de que “los materiales que se utilizan en este tipo de juegos y cachivaches son en su gran mayoría reciclados”.

A lo largo del martes y de la mañana del miércoles, las celebraciones se llevaron a cabo con absoluta tranquilidad, ya que las fuerzas de seguridad coinciden en que “ha sido una fiesta relajada, sin que haya habido mucho jaleo ni grandes percances”.