Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La mañana más vistosa

El Ayuntamiento desfiló hasta la iglesia de Santa María y a la misa entraron ocho concejales
La aurora abrió la fiesta de la Virgen de la Asunción y la cerraron los bailes de dantzaris y gigantes

Carmelo Armendáriz - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Desfile de la corporación y su comitiva festiva por el centro de Tafalla.

Desfile de la corporación y su comitiva festiva por el centro de Tafalla. (CARMELO ARMENDÁRIZ)

Galería Noticia

Desfile de la corporación y su comitiva festiva por el centro de Tafalla.

tafalla- Inmersos dentro de un extraordinario y animado ambiente festivo, toda la ciudadanía tafallesa celebró ayer el día grande de sus fiestas dedicadas a la Virgen de la Asunción, en el que destacó por su solemnidad, la misa mayor en la iglesia de Santa María y el desfile que protagonizó la corporación municipal en su traslado hasta el templo, acompañada por un animado y colorista cortejo.

Con una climatología plenamente veraniega en la que el mercurio alcanzó los 30 grados al mediodía, miles de personas se animaron a salir a la calle luciendo sus mejores galas en blanco y rojo festivo. Las calles céntricas fueron un hervidero de tafalleses acompañados por familiares y amigos de fuera, en un día repleto de encuentros.

Los actos oficiales dieron comienzo a las seis de la mañana, con el canto de la aurora en honor a la Virgen de la Asunción, interpretada por decenas de vecinos que durante cerca de hora y media recorrieron diferentes barrios. Tras los habituales desayunos y almuerzos, sobre las 10.30 horas, en presencia de numerosos vecinos, partió desde el zaguán de la casa consistorial el vistoso séquito que acompaña a la corporación municipal hasta la parroquia de Santa María. Un desfile colorista que concita la presencia masiva de público en aceras y calles.

la comitivaEl séquito lo abría la Comparsa de Gigantes y Cabezudos con las bandas de gaiteros. Detrás, el grupo Tafallako Dantza Taldea, integrado por cerca de una treintena de dantzaris, divididos en dos formaciones. En primer lugar desfilaron las chicas más jóvenes del grupo ataviadas de pescadoras y a continuación un grupo mixto de chicos y chicas vestidas con trajes típicos de la Baja Navarra. Entre ambas, acompañaba a los dantzaris un nutrido grupo de más de veinte txistularis que interpretaban la pieza Tafalla Marcha del Ayuntamiento, compuesta y regalada a la ciudad hace 50 años por el capuchino estellés Padre Hilario Olazarán.

Completaban la comitiva el grupo de clarines y timbales, los maceros y la corporación municipal, presidida por el alcalde, Arturo Goldaracena (EH Bildu), y con los ediles desfilando en torno a la bandera de la ciudad, que portaba la edil de UPN Raquel Irigalba. Cerraban el cortejo la Banda de Música La Tafallesa que, bajo la dirección de Óscar de Esteban, interpretó en la subida hasta la iglesia la composición de Aurelio Nieto No lo olvido y en el regreso hasta el Ayuntamiento la pieza titulada Evocación, de Emilio Cebrián.

En una iglesia de Santa María repleta de fieles, sobre las 11.00 dio comienzo la misma mayor, que se desarrolló con gran solemnidad durante una hora. En los primeros bancos estuvieron presentes, como representantes municipales, los cuatro ediles de UPN, uno de EH Bildu, los dos del grupo socialista y una concejala de Iniciativa por Tafalla. La misa estuvo oficiada por el párroco Íñigo Beunza, acompañado por tres concelebrantes, los tafalleses Iñaki Lerga y Javier Ecay, y Ángel Aoiz, de la Orden de Paúl. En la parte musical intervino la Agrupación Coral Tafallesa dirigida por Alicia Osés, con Román Serra al órgano, interpretando varios cantos de la Missa In Cdel compositor Charles Gounod. Los cantos comunitarios estuvieron amenizados por la organista habitual, Mª Jesús Villarreal, con las entonaciones de la cantora Isabel Zabalegui.

auroraEn el momento de la homilía, el párroco Iñigo Beunza incidió en “vivir con sensatez y respeto mutuo las fiestas, que poseen un valor cristiano, porque los creyentes -dijo- tenemos razones para vivir con alegría y gozo la fiesta después de haber recibido una noticia liberadora que nos ha permitido descubrir un horizonte de vida y plenitud” poniendo como ejemplo de ello la Anunciación de la Virgen María. La eucaristía finalizó con la aurora dedicada a la Virgen de la Asunción cantada al unísono por parte de todos los asistentes.

Al regresar la comitiva municipal a la plaza de Navarra y ante la presencia de cientos de personas, los componentes de la Comparsa de Gigantes interpretaron tres bailes, los valses Itzurun, con la Banda La Tafallesa, Edurne y Lekuan. A continuación, los dantzaris bailaron otras dos piezas: Makilandi y el Baile de la Era.