la carta del día

Herramientas y cambio. En torno a ‘Maravillas’

Por Raúl Olóriz Espinal - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

porque también son herramientas para la transformación social. Como las fábricas, institutos, cooperativas, asociaciones de vecinas o el propio trabajo en auzolan, gaztetxes, centros sociales y otros modelos y distintas experiencias de autogestión, son sin duda impulso al cambio. Dando vida a pueblos y barrios y llevando a cabo proyectos amplios y diferentes. Son lugares de encuentro, participación, debate y decisión. Verdaderas alternativas locales organizadas desde abajo. Siendo ésto así, está abierto el debate en torno a Maravillas. Y en torno a ello pienso en varios interrogantes que rodean a la actual discusión sobre dichos espacios. A día de hoy ¿son válidos modelos de autogestión de los años 80 o deberíamos profundizar en modelos de gestión compartida con las instituciones? ¿Reconocemos que gracias al cambio institucional están floreciendo estos espacios? ¿De qué manera está el cambio trabajando en una verdadera política juvenil mano a mano con nuestros jóvenes? ¿Escuchamos su voz o son ellos quienes se encierran en situaciones de confort? ¿Tenemos claro que además de ver garantizados nuestros derechos debemos asumir responsabilidades individuales y colectivas en nuestra acción política y social en la senda de la Iruñea del cambio? El Gobierno de momento no retira la orden desalojo aunque también es cierto que ha ofrecido a sus ocupantes una reunión para hablar sobre Maravillas. Desde el ayuntamiento también existe una interlocución abierta. Esta disposición a seguir hablando tiene por supuesto su valor y es justo reconocer que hasta ahora desde las instituciones no se había tendido la mano. Y en éstas estamos. Superando contradicciones pero siguiendo adelante. El cambio es amplio y diverso y quienes trabajamos por él somos miles, cada uno desde su espacio propio. Todos somos necesarios y a todos ellos nos debemos. Sin olvidar de dónde venimos y manteniendo cerrada la puerta al régimen de UPN. Si nos pusimos de acuerdo en cerrar un ciclo de imposición y maltrato de las arcas forales, no nos vamos a poner de acuerdo ahora?

El autor es diplomado en Trabajo Social