Mesa de Redacción

¿Dialogar desde el tejado?

Por Javier Encinas - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

en todo conflicto con voluntad de arreglo es importante quedarse el último en la mesa antes de que se rompa la negociación. De esta forma, siempre es más fácil vender ante la opinión pública que, en el caso de no alcanzar un acuerdo, la responsabilidad corresponde a la otra parte. Algo de esto se asoma ya en torno al gaztetxe Maravillas, donde casi todo el mundo asume que el final está escrito -guste o no, el desalojo será inevitable-, por lo que resulta capital guardar las formas que precedan a este desenlace cantado. Y el Gobierno, que lógicamente se quiere quitar esta patata caliente, dio el martes el paso de invitar a los okupas a una reunión con el objetivo de acordar una salida ordenada y ayudarles a encontrar otro espacio. La negativa de los gaztetxeros, con el argumento de que esta cita no les encajaba en su agenda y de que debería celebrarse en “un espacio neutro”, es difícil de entender. Tan cierto es que el edificio está mejor ahora que durante los más de 20 años de abandono institucional como que tanto los gobiernos autonómico y municipal han dado sobrada disposición a atender la demanda de espacios autogestionados. Solo a unos metros, en el palacio Redín y Cruzat, está en marcha desde enero el espacio sociocomunitario Plazara!, donde se puede desarrollar el 90% de lo que se hace en el palacio Rozalejo de Navarrería. Pero si la estrategia es resistir hasta el final caiga quien caiga y dialogar encaramados al tejado, mal vamos.