Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Inglés, mejor con poesía

Según un estudio del profesor nick kennedy, el uso de la poesía en las clases de inglés mejora la pronunciación

Un reportaje de Jon Aristu - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Nick Kennedy, nuevo doctor por la UPNA.

Nick Kennedy, nuevo doctor por la UPNA. (Foto: UPNA)

Galería Noticia

Nick Kennedy, nuevo doctor por la UPNA.

La enseñanza de la poesía en las clases de inglés como lengua extranjera para adultos “mejora considerablemente la pronunciación del alumnado, además de suponer un enriquecimiento personal y cultural”. Así lo constata el estudio realizado por el profesor Nick Kennedy (Cork, Irlanda, 1974) con una veintena de estudiantes de niveles B1 y B2 (niveles intermedio e intermedio-alto, según el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas). Dicha investigación forma parte de su tesis doctoral, defendida en la Universidad Pública de Navarra (UPNA).

El objetivo de este estudio, según su autor, era mejorar las prácticas pedagógicas de la enseñanza de inglés en países de habla no inglesa. “Los estudiantes de inglés de lugares como España no reciben normalmente formación específica en pronunciación y, dada la complejidad de la fonología inglesa, generalmente este aspecto del lenguaje presenta serias dificultades”, afirma este experto.

el experimentoLos 23 alumnos de niveles B1 y B2 que participaron en esta metodología pedagógica experimental (de doce semanas de duración) fueron separados en grupos. Uno de ellos, de control, no recibía enseñanza específica de poesía, pero tenía cuatro horas de inglés general por semana. El otro grupo, experimental, cursaba dos horas de enseñanza específica de poesía y otras dos, de inglés general a la semana. En total, se formaron cuatro grupos (dos diferentes por cada nivel).

Para verificar la influencia de la poesía en la pronunciación, los cuatro grupos tuvieron que recitar una poesía nada más empezar las clases (pre-test), al finalizarlas (post-test) y seis meses después de recibir la formación (posterior post-test). Todos los recitales fueron grabados. Además, ofrecieron un pequeño discurso libre, que también fue registrado, al concluir las clases y seis meses después del curso.

Por su parte, los estudiantes debían recitar en voz alta el poema que les había dado el profesor y debatirlo con preguntas específicas y generales. Antes de recibir la siguiente clase, cada alumno enviaba a su profesor dos grabaciones: una, imitando uno de los recitales de poesía que se le habían facilitado, y otra, con un pequeño discurso respondiendo a las preguntas planteadas en el aula.

resultados de las pruebasEn cuanto a los resultados referentes a la pronunciación, el grupo experimental de nivel B1 aumentó considerablemente su habilidad para recitar un poema tras recibir la formación (post-test), superando incluso al grupo B2. Sin embargo, su mejora cayó bruscamente en el test realizado seis meses después de la formación. En cualquier caso, mejoró los resultados del grupo B1 que no había incluido poemas en sus clases. Por su parte, el grupo experimental B2 permaneció constante en su pronunciación a lo largo del curso, aunque mejoró el resultado de poesía en la prueba realizada seis meses después de la formación.

En palabras de Kennedy, “el alumnado reconoció que, aunque apenas habían tenido contacto anteriormente con la poesía, le había enriquecido a nivel personal y cultural. Considero que, tras esta lectura, la poesía debería tener un espacio en las clases de inglés como lengua extranjera”, concluye el autor de la tesis, que obtuvo un sobresaliente cum laude.