El 80% de las localidades de la Ribera tienen más defunciones que nacimientos

Solo Tudela, Cintruénigo, Corella, Murchante y Villafranca presentaron balance positivo en 2016

Fermín Pérez-Nievas - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Tudelanos de todas las edades esperan el lanzamiento de balones de El Volatín.

Tudelanos de todas las edades esperan el lanzamiento de balones de El Volatín. (FPN)

Galería Noticia

Tudelanos de todas las edades esperan el lanzamiento de balones de El Volatín.

Tudela- El 80% de las 22 localidades riberas tienen un crecimiento natural negativo, es decir tienen más defunciones que nacimientos. Así lo muestran los datos del Instituto de Estadística de Navarra que, respecto a los datos de 2016, detecta que sólo cinco de las 22 localidades riberas tuvieron un crecimiento positivo. Entre éstas se encuentran las que tienen mayores cifras de población como Tudela, Cintruénigo, Corella, Murchante y, curiosamente, Villafranca. No se encuentran, sin embargo, otras como Castejón, Fontellas o Ribaforada que están teniendo en los últimos años un aumento en la cifra de censados.

las cifras

El crecimiento natural de una localidad o de un país es un término demográfico. La idea de crecimiento natural se emplea para referirse a la diferencia existente entre la cantidad de nacimientos y la de defunciones en un determinado territorio y durante cierto periodo. Si la cantidad de nacimientos es más alta que la cantidad de fallecimientos, el nivel de la población se incrementa y tiene lugar el denominado crecimiento natural (o crecimiento vegetativo). Por el contrario, si las defunciones superan los nacimientos en ese periodo, el nivel poblacional se reduce y se habla de crecimiento natural negativo (también llamado decrecimiento natural).

Entre las poblaciones que tiene un mayor crecimiento vegetativo negativo, aunque la cifra de habitantes puede crecer si el padrón aumenta, se encuentran Fustiñana (-16), Cascante (-15), Cabanillas (-12), Fitero (-12), Monteagudo (-9) o Valtierra (-7), mientras que las cinco que registraron en 2016 mayor número de nacimientos que de defunciones (lo que implica que su población se rejuvenece) están Tudela (45), Cintruénigo (21), Corella (6), Murchante (2) y Villafranca (2).

También en este aspecto la crisis tiene mucho que ver porque en plena época de florecimiento económico, fiebre del ladrillo y mayor llegada de inmigración, el crecimiento natural en la Ribera reflejaba que la mitad de las localidades se encontraba en números positivos, es decir, los riberos que nacían superaban ampliamente a los que fallecían. Hasta tal extremo que en Tudela, por ejemplo, la cifra era de 126 e incluso, años después, en 2010, llegó a las 167 personas. También en Castejón, cuyo número de habitantes se disparó entonces, tenía una diferencia positiva de 34 en 2008, mientras que en 2016 es de -1. No menos llamativo resulta ver las cifras de Ablitas de 2008 (15), de Cintruénigo (38), Corella (24), Milagro (20 por los -4 de 2016), Ribaforada (11). Entonces solo perdían muchos habitantes Valtierra (-16) Cortes (-12), Buñuel (-10) o Murchante (-11, aunque llegó a perder en años sucesivos hasta 23).

Sin embargo, este crecimiento natural negativo que afecta a toda la Ribera no es cuestión de estos últimos años ya que si se observan las cifras de 2000 eran similares a las actuales. En aquel año las localidades con tasas positivas eran también cinco pero muy distintas. Se encontraba Tudela, pero también Ribaforada, Corella y Murchante, aunque se añadían también Fontellas y Ablitas.

bodasEn lo que se refiere a otros parámetros demográficas, como los matrimonios, se perciben más diferencias entre 2000 y 2016, lo que denota cierto cambio social en los últimos 15 ó 20 años. Así, si en Tudela las diferencias no son tan llamativas (fueron 133 bodas en 2000 por las 147 de 2016 y 144 de 2015) en poblaciones como Cintruénigo (25 enlaces en 2016 por los 42 de 2000) o Corella (19 bodas en 2016 por el doble, 38 en 2000) la diferencia es mucho mayor. Estos parámetros se hacen también más evidentes en municipios menores como Valtierra, donde en 2000 había 13 bodas por las 3 registradas en 2016, o Fitero que en 2016 celebró un único enlace matrimonial mientras que hace 18 años fueron 10.