Schumacher no será trasladado a Mallorca

Salud la alcaldesa de la localidad y la manager del expiloto lo desmintieron ayer

Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Berlín- La manager del expiloto alemán Michael Schumacher, Sabine Kehm, desmintió el traslado a Mallorca del heptacampeón de Fórmula Uno, en contra de las informaciones difundidas anteriormente por la revista suiza L’Illustré.

“La familia Schumacher no tiene previsto mudarse a Mallorca”, indicó Kehm al popular diario alemán Bild, que recuerda la adquisición en la isla balear por parte de la esposa del expiloto, Corinna, del chalet que perteneció al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez,

La declaración de Kehm sigue al desmentido de la alcaldía de Andratx, donde está el solar adquirido, de que hubiera informado a la mencionada revista suiza sobre el traslado de Schumacher o que se estuvieran preparando para recibirlo.

“El Ayuntamiento de Andratx quiere dejar claro que las palabras atribuidas a la alcaldesa Katia Rouarch no son verídicas”, destacaron fuentes del consistorio en un comunicado.

Sí está confirmado, en cambio, que la familia ha adquirido una vivienda en ese municipio. Los Schumacher residen desde 2002 en la localidad de Gland, en el cantón suizo de Vaud, donde el alcalde, Gérald Cretegny, dijo a L’Illustré no estar al corriente de nada.

La revista suiza publica varias fotos de la villa comprada por 30 millones de euros, que consta de una residencia principal de 3.000 metros cuadrados que se ubica en la parte central de un terreno de 15.000 metros cuadrados.

Schumacher, de 49 años, está retirado de la vida pública desde el grave accidente de esquí sufrido en los Alpes el 29 de diciembre de 2013, aunque entre su esposa y su exmanager, Sabine Kehm, administran las cuentas oficiales de Twitter y otras redes sociales a nombre del ídolo

La caída le produjo un traumatismo craneoencefálico, que le dejó en coma durante seis meses y luego en estado vegetativo, del que aparentemente se ha ido recuperando algo poco a poco.

El entorno del expiloto consideran su estado de salud un asunto estrictamente privado, pese a la fuerte presión mediática por saber de él.

Se supone que un equipo médico vela por su estado y le atiende día y noche, pero ninguno de los implicados ha roto el cerco de discreción que le preserva de los medios. - Efe