Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Donde toda Burlada cabe

Miles de personas se concentran en el parque de la Nogalera para celebrar los populares calderetes

Desde el Ayuntamiento organizaron una comida también para los vecinos de otros países

Miren Yoldi | Oskar Montero - Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Miles de personas concentradas en el día de los Calderetes en el parque de la Nogalera.

Miles de personas concentradas en el día de los Calderetes en el parque de la Nogalera. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Miles de personas concentradas en el día de los Calderetes en el parque de la Nogalera.

BURLADA/BURLATA.- El día de fiestas de Burlada que más gusta a sus habitantes tuvo lugar ayer jueves. Fue el día de los calderetes, que se celebra siempre en el parque de la Nogalera. Pero este año, entre los muchos asistentes había un grupo muy especial, que se unió a la actividad por primera vez.

El área de Diversidad Cultural e Inmigración del Ayuntamiento de Burlada organizó un calderete para todos los vecinos y vecinas de otros orígenes que antes no acudían a este tipo de actos por puro desconocimiento. Santi Gil-Ibarrola, técnico de Diversidad Cultural e Inmigración del Ayuntamiento, explicó que “Burlada es muy diversa, los calderetes son un acto muy popular en el pueblo y en sus fiestas, y aglutina a mucha gente;por eso lo vimos apropiado”. También añadió que “lo que queremos es que vengan y compartan con todo el mundo este espacio y este acontecimiento”. Es el primer año que lo prepararon y consiguieron reunir a unas 55 personas aproximadamente, por lo que se animaron bastantes. “Ellos están encantados, ven cómo se hace todo y esperamos que sirva para empujarles en los próximos años a que ellos mismos vengan con sus cuadrillas por su propio pie”, agregó Gil-Ibarrola. Burlada Ciudad de Acogida fue quien se hizo cargo de la cocina, aunque todos se sumaron a ayudar. Tres chicas de Honduras observaban curiosas cómo se hacía un calderete, ya que nunca lo habían probado. Mientras, las hermanas de Ecuador Lucía y Rosa Daquilema cocinaban panceta para picar. Ambas comentaron que “hasta ahora no habíamos podido venir por trabajo, pero esperamos no perdérnoslo más”. Abou Diouf, miembro de la Asociación de Diversidad Cultural e Inmigración, se mostró muy contento por la iniciativa: “Aquí animarse es muy fácil porque me siento como en casa, estamos muy bien acogidos en Burlada, así que nos invitaron a venir y ni lo dudamos”. El senegalés, que lleva once años en la localidad, admitió que “es la primera vez que vengo a los calderetes y, de momento, estoy muy a gusto;nos juntamos gente de diferentes culturas y entre todos formamos una familia”. A Diouf tampoco le faltó tiempo para bromear: “He estado removiendo un poco la comida, también hay conejo y pavo por lo tanto a llenarme la barriga, bailar, disfrutar y lo que haga falta”. Rodrigo Cancina y Sandra Tapia, una pareja chilena que vive en el pueblo desde hace once años, no tenían ni idea del evento y dijeron que el calderete estaba buenísimo. Indira Méndez es dominicana y lleva 20 años en Burlada. Ella ya había ido otras veces a los calderetes con sus amigos e hijos. Apuntó que “me parece muy bien que nos integremos y nos relacionemos”, además de que vive este día muy intensamente y lo pasa entero en el parque.

Al margen de este grupo, cuadrillas de todas las edades se las apañaron para disfrutar de los calderetes, cada uno a su manera. La cuadrilla de Julen Iribarren, Iker Martínez e Iñigo Rey, por ejemplo, optaron por comer costillas y salchichas, pues no sabían cocinar un calderete. Llevaban en el parque desde las siete de la mañana para coger sitio, jugando al mus para entretenerse.

Los amigos y amigas de Aimar Jiménez tuvieron una idea brillante. Entre varios maquinaron crear una elektrotxaranga con acordeones, flautas, violines y demás para actuar en la Nogalera por la tarde. También saldrán a tocar en el Burlatako Eguna.

Geromo Viedma se encontraba con su grupo de colegas, estos ya adultos, y como lleva haciendo año tras año desde hace 15 años preparó un ponche del pueblo de sus padres, Jimena (Jaén). “La bebida lleva vino blanco y mucho cariño”, relató Viedma. Llevaron 20 litros en total, pero se acabaron antes de comer.

Los miembros de la parroquia San Juan Bautista tampoco quisieron perderse el gran día. Se pusieron las botas, ya que tenían para comer txistorra, panceta, relleno y calderete, y todos participaron en el trabajo de cocina. El párroco Javier Arvilla aportó el postre. Este fue su trigésimo año de calderetes.