Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
El PNV no se opone a debatir

Podemos y PNV dan oxígeno al techo de gasto de Sánchez

Los morados ven puntos de acuerdo con el PSOE, pero exigen cambios en los tramos altos del IRPF

Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estrecha la mano de Pablo Iglesias (Unidos Podemos) durante una sesión en el Congreso.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estrecha la mano de Pablo Iglesias (Unidos Podemos) durante una sesión en el Congreso. (EFE)

Galería Noticia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estrecha la mano de Pablo Iglesias (Unidos Podemos) durante una sesión en el Congreso.

pamplona- El Gobierno de Pedro Sánchez se ha propuesto recabar los apoyos necesarios para hacer realidad los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019. Y no se puede decir que los primeros pasos estén siendo desalentadores: de momento, Unidos Podemos ha deseado dar con “puntos de encuentro” con el PSOE de cara a pactar el techo de gasto -el marco de recursos del Estado que hay que fijar antes de presentar por Presupuestos-, y el PNV ha hecho saber que está dispuesto a hablar con Sánchez sobre cualquier aspecto, y que una reforma fiscal con retoques impositivo al alza no será impedimento para poder llegar a un acuerdo, aunque sea en una materia -la fiscalidad del régimen común- que a priori interesa menos en la CAV, donde el Concierto Económico otorga autonomía fiscal y financiera.

Es, cuanto menos, un avance. No tanto por el apoyo de los jeltzales, que ya en julio apoyaron el fallido intento del PSOE por fijar el techo de gasto. De hecho, el PNV fue el único partido de los que propiciaron el cambio de Gobierno en La Moncloa que además apoyó la propuesta de la ministra Montero, que se quedó sola frente al resto de formaciones que auparon a Sánchez. No parece que la situación vaya a ser la misma, sobre todo porque en esta ocasión Unidos Podemos parece que tiene un mayor interés en llegar a un acuerdo con el PSOE, siempre que los socialistas no se queden en eslóganes y accedan a cambios importantes. Lo hizo saber ayer Txema Guijarro, diputado de Unidos Podemos en el Congreso, y que comentó las líneas generales del documento de 17 páginas que la formación morada ha remitido al Gobierno de cara a empezar a hablar de los Presupuestos de 2019. Y esa propuesta cuenta, según aseguró el representante por Alicante, con iniciativas “que no son las del ideario propio de Unidos Podemos”, sino que contienen “planteamientos de común acuerdo” entre los partidos que lograron “echar a Rajoy”. Son, a juicio de Guijarro, propuestas acorde a la “responsabilidad histórica” que cree Unidos Podemos que tiene en este momento, en el que aboga porque “las fuerzas progresistas alcancen determinados acuerdos para empezar a revertir las políticas desastre que se han puesto en marcha”.

debatir “lo concreto”A partir de ahí, tocará hablar sobre lo concreto despojados de las etiquetas “simplistas”, como las que aseguran que la propuesta de la formación morada es una “subida de impuestos”. “Ya hemos dicho que son las clases medias y trabajadoras las que sostienen el Estado del Bienestar, por lo que la modificación del IRPF se limita a los tramos altos”. Se trata, como precisó el diputado y economista, de “hacer que paguen aquellos que no han pagado lo que les correspondía”. Y con respecto al objetivo de déficit, Podemos también ha pedido que se revise ese 1,8% para el próximo año, ya que estaría “consolidando restricciones” que la Hacienda viene arrastrando. Una línea similar mantuvo Alberto Garzon, diputado de IU dentro de Unidos Podemos, y quien pidió ayer al PSOE “abandonar la política económica continuista del PP”, y también “diálogo” para estas reuniones.

El PNV, por su parte, todavía no ha mantenido contactos con el PSOE. Es algo normal porque el PNV, en los temas de fiscalidad de régimen común, suele llevar un perfil bajo. Pero eso no quiere decir, aseguran, que vayan a votar en contra. Primero, quieren escuchar la propuesta del PSOE y debatir sobre otros aspectos que sí afectarían a la CAV, como un presumible impuesto a la banca. Todo está abierto, pero ahora parece que al menos hay más disposición por parte de los socios, aunque el PSOE todavía tenga que granjearse el apoyo de Compromís, ERC y PDeCAT. En contra tendrán a Ciudadanos y PP, que además tiene mayoría en un Senado que podría dar al traste con los planes de Sánchez. Pero aunque Pablo Casado haya sido tajante en la negativa a apoyar un mayor gasto, queda por ver cómo el recién elegido presidente del PP lidia con las posibles presiones de sus barones autonómicos, a los que podría interesar una mayor relajación en el gasto.- D.N.