Comienza un nuevo curso en las escuelas infantiles

879 criaturas y sus familias estaban llamadas a su primer día en las 0-3 municipales

El periodo de acogida se adapta a los ritmos y necesidades de menores y progenitores

Mikel Bernués Unai Beroiz - Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La curiosidad y el llanto, en perfecta simetría al comienzo del curso escolar en Hello Buztintxuri.

La curiosidad y el llanto, en perfecta simetría al comienzo del curso escolar en Hello Buztintxuri.

Galería Noticia

La curiosidad y el llanto, en perfecta simetría al comienzo del curso escolar en Hello Buztintxuri.

pamplona- Poco a poco, respetando los tiempos y el ritmo que marcan cada una de las 879 criaturas matriculadas y sus familias. Así comenzó ayer el curso en las escuelas infantiles municipales de Pamplona, con un periodo de acogida -desterrado ya el conceptoperiodo de adaptación por “unidireccional” y un tanto “darwinista”- individualizado para adaptarse a menores y progenitores. Con la calma.

Los lloros, pequeños dramas habituales en la infancia (y tampoco pasa nada), escasearon ayer en la Hello Buztintxuri, donde a primera hora de la mañana reinaba una calma solo interrumpida por la presencia de periodistas y cámaras. Las caras de curiosidad de enanos y enanas eran la tónica general. Una “dura vida académica en las escuelas infantiles” en palabras del alcalde Joseba Asiron, que visitó el centro acompañado por el presidente del organismo autónomo Escuelas Infantiles de Pamplona y edil delegada de Cultura y Educación, Maider Beloki, el gerente y la directora técnica del organismo, Alfredo Hoyuelos e Inés Zazu, y la directora del centro Idoia Erro.

Abriendo el turno de intervenciones, Asiron se refirió al 93,5% de ocupación en las 11 escuelas infantiles dependientes del Ayuntamiento, una “muy buena” cifra “que refleja la buena gestión”. Destacó además los 1,1 millones de euros de inversión para adaptar Haurtzaro y Egunsenti a la normativa (la primera volvía ayer a abrir sus puertas, y la segunda permanecerá en obras alrededor de seis meses) o la “adecuación de la oferta a la demanda real de escuelas infantiles, no solo en modelos lingüísticos, también en una distribución equilibrada de las escuelas infantiles en la ciudad”, dijo.

Recordó además “la remunicipalización al 100% de las escuelas infantiles con el rescate de las Hello”, también la reversión pública de los servicios de comedor y limpieza y, “por supuesto, ese proyecto de menús saludables que nos ilusiona mucho y que va a suponer la implementación de menús con productos ecológicos y de kilómetro cero”. En definitiva, “una apuesta decidida por las escuelas infantiles”.

Por su parte, Hoyuelos destacó el mimo que han puesto para hacer llevadero ese periodo de acogida a los menores. Y como la madre y el padre también sufren, “hemos puesto en funcionamiento un espacio de encuentro para que cuando se van separando lo más amablemente posible de sus hijos e hijas, puedan tener un lugar donde poder expresar sus emociones y ser acompañados por las direcciones de los centros en esos momentos”.

“un poco de incertidumbre”También andaba por allí Amelia Velasco leyéndole a su pequeño Álex, de dos años y cuatro meses, un cuento sobre los problemas de Leonel, un león con el pelo revuelto que quiere irse de fiesta. En su estreno reconoció que “nos ha costado un poco levantarnos, y hemos venido contentos a jugar con los niños y con Idoia y Sandra. Y ahora con un poco de incertidumbre para ver cómo se va adaptando y cómo es la acogida”, expresó. “Yo de momento estoy de permiso para cuidar al peque, y la verdad es que un poco de descanso, porque la crianza es muy dedicada, y unas horitas para una misma, vienen muy bien”, añadió. Aunque el motivo fundamental de llevar a su hijo a la 0-3 es “para que se relacione con otros niños y reciba otro tipo de estímulos, porque en casa son limitados. Y creo que puede ser muy enriquecedor para él”, concretó.

220 personas en plantillaInés Zazu destacó el “fundamental” proceso de formación continua puesto en marcha entre la plantilla (150 educadoras/es, 60 más en personal auxiliar de limpieza y cocina, y otros 10 en administración), tanto en la línea pedagógica, los menús saludables o lo que demanden desde las escuelas.

Por último, lanzó un consejo a primerizos: “mucha paciencia y confianza en las profesionales. Es un tiempo difícil y delicado, pero con la colaboración y orientación de las educadoras y las direcciones y el acompañamiento de toda la escuela se supera. A lo largo de todo el curso el acompañamiento sigue siendo igual, con todos los detalles y cuidado, y aquí los niños y niñas disfrutan muchísimo”.