El desalojo del gaztetxe 'Maravillas' se salda con 22 personas identificadas

El dispositivo policial se ha dado por finalizado hacia las 14.15 h - Han participado 65 policías forales - Entre los identificados hay 4 menores

Las 22 personas identificadas ofrecían resistencia pasiva al encadenarse a bidones de hormigón y otros elementos del edificio, según Policía Foral

EFE - Viernes, 17 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 15:10h

Efectivos de la Policía Nacional disuelven una concentración durante el desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFEVER VÍDEOReproducir img

Efectivos de la Policía Nacional disuelven una concentración durante el desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE

Galería Noticia

Efectivos de la Policía Nacional disuelven una concentración durante el desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFEReproducir

GaleríaDesalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo

  • Desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE
  • Desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE
  • Desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE
  • Desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE
  • Desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE
  • Desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE
  • Desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE
  • Desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

PAMPLONA. - El dispositivo policial puesto en marcha esta madrugada con motivo del desalojo del palacio del Marqués de Rozalejo de Pamplona se ha dado por finalizado hacia las 14.15 horas con un balance de 22 personas identificadas, según fuentes del Ejecutivo.

A esa hora los agentes de la Policía Foral y del Cuerpo Nacional de Policía que permanecían en el entorno del edificio han abandonado la zona, que había permanecido acordonada hasta entonces.

En el dispositivo han participado 65 policías forales, según los datos facilitados por el Gobierno de Navarra que ha explicado que en el interior del inmueble se ha ido liberando a la veintena de personas que se habían encadenado a bidones de hormigón, balcones o incluso una red colgada en altura en la fachada del edifico.

Conforme quedaban liberados, han sido identificados y se les ha permitido abandonar el lugar. Sus filiaciones, junto con la documentación gráfica, será remitida al juzgado de Instrucción número cuatro.

Entre las 22 personas identificadas figuran cuatro menores que han quedado a disposición de sus padres.

Según añade el Ejecutivo, en el exterior agentes de la División de Intervención, en coordinación con la Policía Nacional, se han ocupado de establecer un perímetro de seguridad que permitiera el normal desarrollo del desalojo.

CARGAS POLICIALES Y PROTESTA EN LA CALLE El desalojo del palacio del Marqués de Rozalejo de Pamplona, gestionado por el movimiento okupa como gaztetxe Maravillas desde septiembre de 2017, ha dado lugar a protestas en la calle y a críticas al Gobierno de Navarra por parte de sus socios.

A las 4:45 horas y siguiendo la orden judicial dictada al respecto, la Policía Foral, en coordinación con la Policía Nacional, ha comenzado a desalojar el edificio.

Mientras tanto en el exterior del inmueble, situado en la plaza de Navarrería, en el casco viejo de la capital navarra, se han vivido momentos de tensión y se han producido varias cargas policiales, a consecuencia de las cuales dos personas han tenido que ser trasladadas al hospital con heridas de carácter "leve", según ha indicado el Gobierno Foral.

Un portavoz del movimiento okupa ha denunciado la falta de diálogo del Ejecutivo, propietario del edificio, y la "violencia" policial, y ha anunciado que no renuncian al proyecto de "seguir en la calle".

Al desalojo han seguido concentraciones, en las que se han sucedido las consignas en contra de la actuación policial y de la coalición Geroa Bai a la que pertenece la presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, unas críticas que han llegado desde el propio Ayuntamiento de Pamplona, puesto que el alcalde Joseba Asiron (EH Bildu) ha manifestado que no comparte "en absoluto", "ni en el fondo, ni en las formas" el desalojo.

Por su parte la portavoz del Gobierno, María Solana, quien ha comentado que se ha actuado en respuesta a una orden judicial y en defensa de un interés que pertenece a todos los navarros, ha remarcado el "papel de mediador" del Ejecutivo en este asunto ante "los oídos sordos" del alcalde.

Dentro del Gobierno cuatripartito (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E) se han sucedido las críticas a las que Geroa Bai ha respondido señalando que el desalojo se ha realizado por orden judicial y en cumplimiento de la legalidad para recuperar un bien público.

Adolfo Araiz (EH Bildu) ha opinado que el desalojo "se podía haber evitado si el Gobierno de Uxue Barkos no hubiera dado la espalda al diálogo" y, en su lugar, "hubiera actuado con altura de miras y de forma responsable".

El secretario general de Podemos Ahal Dugu, Eduardo Santos, ha diferenciado entre "legalidad y legitimidad" y ha indicado que "la recuperación de la posesión puede ser legal", pero la manera en la que se ha realizado "no es legítima, desde el punto de vista que había espacio para el diálogo y no requería el uso de la violencia".

IUN-NEB ha rechazado el desalojo policial, del que responsabiliza al Gobierno Foral y del que ha dicho que "no soluciona nada" y ha apelado al "compromiso del cambio" por el diálogo.

El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento ha lamentado las palabras del alcalde y su "empeño" de "perpetuar los incumplimientos de la ley y los privilegios de sus afines", mientras que los socialistas han considerado que con el desalojo se pone fin a una ocupación "ilegal, política y excluyente".

Desde el PPN se ha felicitado a la policía y se ha cuestionado al Gobierno por haber "consentido la ocupación ilegal de un edificio de su propiedad durante casi un año con tal de no molestar a la izquierda radical".