Segundo libro de Plaza

‘Canción de otoño’, un nuevo comienzo en los Pirineos

Javier Plaza narra en su 2º libro la historia de superación de una mujer durante la Guerra de la Independencia

Amaia Rodríguez Oroz - Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El escritor Javier Plaza, en Ainielle.

El escritor Javier Plaza, en Ainielle. (P.P.)

Galería Noticia

El escritor Javier Plaza, en Ainielle.

PAMPLONA- Corre el año 1810 y Rosa, tras haber sobrevivido al infierno de los Sitios de Zaragoza, regresa al pueblo del Pirineo que la vio nacer. Allí se reencuentra con la familia y los amigos que dejó atrás, pero también con su hogar, los trabajos y las tradiciones en las que se crió, sin olvidar a los que no pudieron acompañarla en este regreso. Hasta este escenario traslada al lector el pamplonés Javier Plaza en su segunda novela, Canción de otoño, en la cual el escritor recrea paisajes que acercan a los bosques y pueblos del Pirineo siempre de la mano de sus personajes, en un momento histórico de gran valor: la Guerra de la Independencia.

El autor, que en su primera novela -La urraca en la nieve- buceó por el París artístico de finales del siglo XIX, ha querido para esta ocasión retratar un momento en el que las montañas del Pirineo “tuvieran vida, en las plazas, en las calles y en los campos”. Para ello, viaja hasta la Guerra de la Independencia por tratarse de “un momento histórico de mucha relevancia” que le permite retratar diferentes escenarios de Aragón desde la primera hasta la última página. Lo hace, además, siguiendo la vida de Rosa, la protagonista principal, una “mujer fuerte que ha sufrido mucho en los últimos años” y que, por circunstancias de la vida, debe volver al pueblo en el que nació. “Allí tratará de rehacer su vida tras las muertes de su marido y de su hijo en los Sitios de Zaragoza, y aunque tratará de mostrarse altiva y fuerte ante los demás, es inevitable advertir lo lastimada que está en el interior”, cuenta Plaza.

Se trata, por tanto, de una novela “sobre la reconstrucción de una vida”, en la que se muestra cómo Rosa se “reengancha a la vida y a la gente del valle que dejó atrás”, para cada vez coger más protagonismo en esta zona pirenaica y “encontrar de nuevo la ilusión”, sin olvidar su pasado, “de volver a vivir”. Y aunque la historia de Rosa se mueva dentro de la ficción, los personajes y los hechos que Javier Plaza refleja son reales. “Se cuentan momentos cotidianos de la vida de una persona en aquella época, que perfectamente reflejan lo que sucedió”, apunta.

El libro está estructurado según las cuatro estaciones del año para reflejar “qué es el Pirineo y cómo están las montañas en cada época del año”. “Transmitir esas sensaciones que he vivido por mi pasión por la montaña y hacer entender al lector cómo te sientes cuando estás envuelto en la naturaleza era uno de mis propósitos para esta novela”, indica Plaza, quien ha tenido que realizar una importante labor de documentación para la elaboración de Canción de Otoño. “Ha resultado duro pero muy interesante a la vez conocer más a fondo qué ocurrió en la Guerra de la Independencia, visitar algunos lugares donde se produjeron grandes acontecimientos y aprender, además, sobre los oficios tradicionales de la montaña”, concluye.