Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Liga de larga distancia

La afición sólo dos de los 21 viajes que realizará Osasuna este curso bajan de los 200 kilómetros: A Soria y Zaragoza

Javier Leoné - Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Pamplona- A la afición de Osasuna, fiel a su equipo como pocas -de palabra y de obra-, se le presenta otra prueba de lealtad en el segundo curso consecutivo del conjunto navarro en la categoría de plata del fútbol estatal. Y es que los rojillos afrontan a partir de mañana una Liga de larga distancia, porque de la Segunda División han desaparecido rivales que jugaban relativamente cerca de Pamplona -como el Huesca, que se va a estrenar en Primera, o la Cultural Leonesa, que no pudo evitar el descenso- y se han incorporado otros que disputan sus encuentros como locales bien lejos de la capital navarra -buenos ejemplos son el Mallorca y la Unión Deportiva Las Palmas, dos oponentes a los que para rendir visita será necesario subirse a un avión-.

A los hinchas rojillos con especial interés en seguir los partidos de Osasuna como forastero les va a tocar hacer un esfuerzo en casi todos los desplazamientos -en cuanto a tiempo y también a dinero-, ya que sólo dos de los viajes que hará el conjunto navarro este curso bajan de los 200 kilómetros por carretera: a Soria (172) y Zaragoza (178). El resto se van por encima de los 400 y la gran mayoría de ellos van a exigir al aficionado un sacrificio de muchas horas de autobús -o coche o tren, según las preferencias de cada uno- o, como alternativa, un desembolso -en forma de noches de hotel o vuelos- que puede no estar al alcance de los bolsillos de todos los hinchas.

2.573 KILÓMETROS MÁS

A Osasuna, y también a su afición, le va a tocar este curso recorrer 2.573 kilómetros más que el anterior -eso teniendo únicamente en cuenta los viajes de ida, por lo que sumando la vuelta serán más de 5.000-. Y es que las ciudades de los siete equipos que han abandonado la categoría se encuentran bastante más cerca que las de sus sustitutos. En junio se consumaron los ascensos a Primera de Huesca (a 164 kilómetros de Pamplona), Rayo Vallecano (Vallecas está a 388) y Valladolid (a 324) y los descensos de la Cultural Leonesa (León se encuentra a 373), el recientemente desaparecido Lorca (a 750) y los filiales de Barcelona (a 480) y Sevilla (a 914), mientras que de Primera bajaron Málaga (a 909), Las Palmas (a 2.062) y Deportivo (A Coruña está a 681), y de Segunda B subieron Extremadura (Almendralejo se encuentra a 751), Elche (a 634), Rayo Majadahonda (a 417) y Mallorca (Palma está a 512). Un aumento de kilometraje más que significativo.

TRES VIAJES EN AVIÓN

La principal novedad con la que se va a encontrar este temporada Osasuna -y también los hinchas rojillos dispuestos a acompañar a su equipo lejos de El Sadar- es que le va a tocar subirse al avión en al menos tres ocasiones: la primera, para estrenar la competición liguera en Palma contra el Mallorca, un desplazamiento a las Islas Baleares al que habrá que sumar los dos vuelos a las Canarias, a Las Palmas (en la jornada 21ª, prevista para el segundo fin de semana del próximo año, 2019) y a Santa Cruz de Tenerife (en la jornada 31ª, prevista para el penúltimo fin de semana del mes de marzo).

Lo que no cambia es el número de desplazamientos a Andalucía, que volverán a ser cinco, como el curso pasado. Y es que el descenso del filial del Sevilla queda paliado por el del Málaga de Primera a Segunda. Así, a Osasuna no le va a quitar nadie cinco largas kilometradas hasta el sur, a las que además se unen los viajes -también amplios- hasta la provincia de Badajoz, donde se encuentra Almendralejo, el feudo del Extremadura, y hasta A Coruña, donde actúa como local el descendido Deportivo.

CALENDARIO ASIMÉTRICO

Todos estos cambios ha de tener en cuenta el rojillo errante que pretenda animar a Osasuna lejos de Pamplona, pero también debe anotar otra variación. A diferencia de temporadas anteriores, los calendarios de Primera y Segunda División son asimétricos, por lo que los partidos de la primera vuelta no se van a repetir en la segunda en el mismo orden. Al menos, no todos, ya que Osasuna va a iniciar ambos recorridos contra el Mallorca -primero en Palma, luego en Pamplona-, pero, sin ir más lejos, terminará la primera ronda de enfrentamientos en Las Palmas de Gran Canaria, mientras que la Liga acabará para los rojillos ante el Oviedo en El Sadar. Además, despedirá septiembre con dos encuentros consecutivos en El Sadar (jornadas 6ª y 7ª) y en enero encadenará dos duelos como visitante (jornadas 25ª y 26ª).