Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Luis Sabalza: “Tengo ilusión por subir, pero la Segunda es muy larga”

Entrevista | le gustaría estar en Primera en el centenario, pero dice que no es el objetivo

Javier Leoné / Javier Bergasa - Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Luis Sabalza, presidente de Osasuna, en el palco de El Sadar.

Luis Sabalza, presidente de Osasuna, en el palco de El Sadar. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Luis Sabalza, presidente de Osasuna, en el palco de El Sadar.

“Estoy feliz porque con Jagoba hemos encontrado a un entrenador que ha caído bien entre la afición” - “Este año no tenemos que tener ningún objetivo deportivo importante, sólo estar lo más arriba posible” - “Vamos a intentar, con la opinión de los socios, una remodelación del estadio moderna para que dure otros 50 años” - “Hemos encargado a la UPNA un plan estratégico para el club y nos gustaría tenerlo antes de que acabe este año”- “Lo que me interesa es que los jugadores de la cantera que tenemos ahora salgan adelante y se queden muchos años”

Pamplona- El presidente de Osasuna, Luis Sabalza Iriarte (Sangüesa, 23/10/1947), hace un paréntesis en sus vacaciones para atender la llamada de este periódico y analizar la temporada que mañana inicia su equipo en Palma, adonde no acudirá, aunque confiesa que seguirá el partido por televisión con el deseo de estrenar el curso con triunfo rojillo.

¿Cómo la afronta la temporada?

-Estoy esperanzado y con ganas de que empiece la competición porque creo que hemos encontrado a un entrenador que ha caído bien entre la afición.

¿Qué han visto en Jagoba Arrasate?

-Tanto Braulio como Cata se entrevistaron en junio con varios entrenadores y también nos dijeron que lo iban a hacer con Jagoba, pero que querían esperar a que terminara la temporada de su equipo, el Numancia, que disputó la final del play off de ascenso. Si su equipo no subía, finalizaba contrato;y si ascendía, seguía. Después, la junta directiva y la dirección deportiva entendimos que Jagoba era el más adecuado.

¿Qué les gusta de él?

-Que es un hombre que conoce la filosofía de los clubes del norte, ya que ha entrenado a la Real Sociedad y también al Numancia, un club muy parecido al nuestro, que es un entrenador que trabaja con la cantera, que nos parece un hombre muy tranquilo y, lo más importante, que nos dijo que quería hacer un fortín de El Sadar.

¿Qué mensaje le ha dado?

-He hablado con Jagoba, con Bittor (Alkiza, segundo entrenador) y con Sergi (Pérez, preparador físico) y me ha parecido que están muy involucrados en lo que es el club y saben qué es Osasuna. Nosotros les hemos transmitido que no es un club al uso, sino que es de su socios y que lo que los aficionados quieren es que el equipo sea luchador, pelee y, si puede ser, que gane todos los partidos en El Sadar.

¿Se le ha puesto algún objetivo deportivo?

-Ninguno, porque creo que este año no tenemos que tener ningún objetivo deportivo importante. Indudablemente, el reto es estar lo más arriba posible y nos gustaría llegar a final de temporada con posibilidades de jugar como mínimo el play off, pero no como objetivo. Jagoba ha firmado por una temporada, con posibilidades de renovar si subimos;y si no, ya hablaremos.

¿Por qué sólo un año de contrato?

-Fue una cosa mutua. Si nosotros estamos contentos, no tendremos ningún inconveniente en que continúe. Eso sí, nos dijo que tenía que tener un premio si el equipo subía, y el premio es seguir entrenando.

¿Qué hace falta para que estén “contentos” a final de temporada?

-Eso nos lo dirá la afición, que fue la que nos dijo el año pasado que no estaba contenta con el equipo. No es un asunto de la directiva. Hay que tener en cuenta que Osasuna es un sentimiento y que los sentimientos están muy dentro de nosotros y a través de ellos vemos qué quiere el club.

La directiva se marcó en junio el objetivo de recuperar la conexión con la grada y parece que ya se ha dado el primer paso: Usted pronosticó que habría un mínimo de 14.000 socios y ya se ha rebasado esa cifra.

-En aquellos días era optimista y no quise tirar las campanas al vuelo, pero dije que 14.000 seguro y en las redes sociales me dijeron a ver a dónde iba. Pero yo estaba convencido. Los que sentimos Osasuna tratamos de apoyar al club y una de las fórmulas es ser socio.

El equipo viene de un descenso a Segunda y de una temporada, la pasada, frustrante en lo deportivo, ya que el equipo no respondió a las grandes expectativas generadas y terminó el curso fuera de los puestos de promoción de ascenso. ¿Cómo se explica entonces que siga habiendo tantos socios?

-Han influido diversas circunstancias, pero la primera y más importante es la cuestión del sentimiento. Ser de Osasuna y no ser socio duele. Creo que nadie quiere dejar de ser socio. Tras el descenso había ilusión por volver a Primera y creo que ahora la gente vuelve a estar ilusionada. Cuando no funciona una cosa y se trata de buscar soluciones, que la gente se enganche nos hace estar encantados.

Volvamos a ese objetivo que se han marcado de recuperar la conexión con la grada. ¿Cómo se mide? ¿Qué baremo van a emplear?

-El objetivo no puede ser otro que el de ir partido a partido y que los aficionados salgan del campo contentos porque el equipo ha luchado y ha dado todo lo que tiene. Se ganará, se pederá o se empatará, pero que nadie nos diga que existe dejadez.

En varias entrevistas anteriores ha reconocido que le gustaría ser el presidente de Osasuna cuando el club celebre su centenario y que, si pudiera ser en Primera, todavía mejor. ¿Se reafirma?

-Por su puesto. Todavía hay dos temporadas, ésta y la siguiente (Osasuna cumple 100 años en 2020). Lo he dicho siempre, no lo niego, y con esa ilusión estamos.

¿Lo ve posible?

-Tengo ilusión, pero la Segunda División es muy larga (más de diez meses de competición). Me gustaría mucho, no lo voy a ocultar, pero, si no puede ser, al menos tenemos que estar en Segunda. Me encantaría celebrar el centenario en Primera porque tendría una repercusión mucho mayor.

¿Le gusta la plantilla que han confeccionado para este curso?

-Sinceramente creo que tenemos un equipo parecido al del año pasado y me sigue gustando. No hemos dejado marchar a nadie con contrato, salvo a los que han pagado las cláusulas, y hemos tenido que fichar por la gente que terminaba su vinculación y por los jugadores que se nos han ido.

¿Cree que la cantera tendrá protagonismo?

-He hablado con Jagoba, conoce a los jugadores de la cantera y dice que les dará el protagonismo que les tenga que dar. Pero lo que es cierto es que nosotros ya empezamos con el programa Tajonar 2017, se está trabajando muy seriamente en el tema de la cantera y tenemos atados a los futbolistas que los técnicos nos han dicho que tienen proyección, aunque no se les verá hasta dentro de tres o cuatro años. Nosotros (se refiere a él y a su directiva) ya no estaremos porque habrá terminado nuestro ciclo, pero siempre seguiremos siendo un club de cantera, esa es nuestra idea.

¿Le han dado al entrenador alguna directriz en este sentido?

-No. Él sabe cuál es la filosofía del club y luego él actúa según su criterio. No nos tenemos que meter en eso.

Tras dos temporadas de bonanza por el dinero de la televisión en Primera y la ayuda al descenso del pasado curso en Segunda, ¿cómo se encuentra ahora la economía del club sin tantos recursos?

-Está muy bien porque, si no hubiera sido por la deuda con Hacienda que afloró como consecuencia de la ley, hubiéramos podido pagar antes toda la deuda que teníamos, indudablemente contando con la cesión de Tajonar y El Sadar por parte del Gobierno de Navarra. Pero esa deuda está saldada y el club está económicamente en muy buena disposición para todo.

¿Cómo cerraron las cuentas de la campaña pasada?

-No sé la cifra exacta, pero hubo unos siete millones de euros de beneficio. Después de estabilizar la economía del club, ahora solo nos falta intentar algo más, como el proyecto de remodelación del estadio.

¿En qué punto se encuentra este asunto?

-La junta directiva solo ha convocado un concurso para que estudios de arquitectos y empresas constructoras presenten sus proyectos, que los socios puedan elegir y que la asamblea de compromisarios decida si le convence lo que se presenta. Tenemos que conseguir la licencia de actividad, porque no se puede estar sin ella, pero la obra para obtenerla supondría perder más de mil localidades. Vamos a intentar hacer una remodelación del estadio, dejarlo moderno y actual para que dure otros 50 años.

O sea, que usted se muestra partidario de una reforma a lo grande, no solo la integral y obligatoria.

-No es que yo sea partidario. Son los socios compromisarios los que tienen que decirlo, no la junta directiva, que va a proponer sacar la licencia de actividad con la consiguiente reducción del aforo o una remodelación ampliando las localidades, con lo cual se podrán agrupar muchos asientos que permitirán que familias y cuadrillas de amigos estén juntas.

La directiva dijo antes de Sanfermines que iba a ser un proceso participativo. ¿Han recibido sugerencias por parte de los socios?

-Escucharemos sugerencias cuando tengamos proyectos, teniendo muy claro que van a ser los socios los que decidan, no la junta directiva.

Recientemente ha trascendido que usted se reunió con el Gobierno de Navarra para hablar de este asunto. ¿Es cierto?

-Nos llamaron y hubo un intercambio de opiniones. Les comunicamos que ya habíamos iniciado el concurso de proyectos porque nos parecía que el Gobierno de Navarra tenía que saberlo y, por otro lado, les trasladamos el sentir general de lo que ha ocurrido con Mendizorroza, Anoeta y San Mamés, para ver si aquí se puede o no se puede hacer, pero no hemos pedido ni exigido nada al Gobierno, sólo hemos ido a manifestarle estas situaciones y a esperar su buena voluntad, que creo que la tiene.

¿Se le ha solicitado formalmente al Ejecutivo foral ayuda para la remodelación del estadio?

-No ha sido una solicitud formal, sino un comentario sin más para, si es posible, buscar una fórmula.

¿Considera que el Gobierno está obligado a apoyar económicamente la reforma de El Sadar?

-Creo que las obligaciones están centradas en la cesión del estadio y no vamos a decir ahora que tenemos o no un derecho, simplemente se trata de un intercambio de opiniones y de mostrar buena voluntad tratando de buscar lo mejor para Osasuna y para Navarra.

Pero el Gobierno ya se portó bien con la ley de reestructuración de la deuda...

-Sí, claro. Fue aprobada por el Parlamento y nosotros la hemos cumplido desde la primera hasta la última coma. De hecho, está prácticamente finalizada. Ahora tenemos un deseo, que es el de los socios y consiste en intentar la recompra de patrimonio, aunque de eso no se puede hablar ahora porque no hay dinero.

¿Retomarán este asunto antes de agotar su mandato a finales de 2021?

-Si subimos a Primera, sí.

¿Y en caso de seguir en Segunda?

-Tendremos que ver cómo están los números y las cuentas, pero es muy importante mantenerse en Segunda y no bajar a Segunda B.

¿Qué ocurriría en este caso?

-Cuando estaba en Sabadell (se refiere a la agónica permanencia de hace tres años), sí que lo pensé y lo valoré, pero mejor no mentar esta opción.

¿Qué estimación de presupuesto tienen para esta temporada?

-No lo tengo en la cabeza ahora, pero será algo menor que el año pasado, pero no mucho, puesto que hemos tenido ingresos importantes por los patrocinios.

¿Qué puede decir de la deuda con los bancos?

-Está en siete millones de euros a pagar en 12 años y dividida en cantidades asumibles.

¿Se podría cancelar con el dinero de un ascenso a Primera?

-Nos lo podríamos plantear, pero de momento es mejor continuar con los plazos establecidos. No obstante, creo que, en este supuesto, más que para cancelar la deuda, el dinero se podría utilizar para recomprar patrimonio.

En las últimas fechas han proliferado voces críticas con su gestión que exigen un plan estratégico para el club.

-Se lo hemos encargado a la UPNA, como prometimos en campaña.

¿Cuándo estará disponible?

-No depende de nosotros, pero nos gustaría que pudiera ser antes de que acabe este año.

Hablando de planes, ¿tienen alguno para el centenario?

-Todavía no hemos empezado con eso, pero tenemos alguna idea. Haremos una serie de actos para que todo el mundo quede encantado.

¿Qué le gustaría?

-Que el estadio estuviera remodelado y todo el mundo contento con su localidad.

¿Y qué opina de la opción de recuperar a antiguos canteranos que ahora juegan en otros equipos?

-Esa no es una cuestión del presidente. Serán los técnicos los que digan si es posible o si es conveniente. Lo que de verdad me interesa es que los jugadores de la cantera que tenemos ahora salgan adelante y se queden con nosotros durante muchos años.