Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

‘Selfies’ extremos

las fotos en azoteas, en las vías del tren o haciendo el pino en rascacielos se ponen de moda entre los jóvenes

Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Angela Nikolau es una de las jóvenes que se hizo conocida por sus fotos peligrosas.

Angela Nikolau es una de las jóvenes que se hizo conocida por sus fotos peligrosas. (Foto: Instagram)

Galería Noticia

Angela Nikolau es una de las jóvenes que se hizo conocida por sus fotos peligrosas.

el número de heridos por retratarse protagonizando “la hazaña más peligrosa” ha despertado las alarmas de educadores y psicólogos, que ven detrás de esta moda de hacerse selfies extremos a unos jóvenes con una alta impulsividad, sin conciencia del riesgo y que en su foro interno se creen inmortales.

Fotos en azoteas de edificios abandonados, junto a las vías del tren, caminando sobre el techo de los vagones se están extendiendo en las redes sociales, en escenarios de Rusia, Estados Unidos, India, Pakistán o Perú, en los que ha habido que lamentar muertes. La moda ha llegado también a España y ya varios jóvenes han resultado heridos de distinta consideración por su deseo compulsivo de autorretratarse con el móvil en alguna escena de este tipo para luego plasmarla en las redes y obtener el mayor número de “me gusta” y comentarios y halagos sobre su “heroicidad”.

Este mismo mes, un joven de 17 años que se hacía fotos con un amigo sobre un tren en la localidad madrileña de Coslada ha resultado herido grave al sufrir una descarga eléctrica y caerse desde uno de los vagones.

Pero, ¿cómo explican los psicólogos estos comportamientos? Según Juan Castilla, psicólogo clínico, los jóvenes que se realizan estas “fotos autobiográficas no miden realmente las consecuencias de lo que están haciendo” y no lo hacen, entre otros motivos, porque “no tienen desarrollado una parte del cerebro que se llama el lóbulo frontal, que es el que controla el tema del riesgo”. “Al no tenerlo tan desarrollado como un adulto -hasta los 20 o 25 años no se termina de desarrollar este lóbulo, que es la parte más evolucionada del cerebro- no tienen conciencia real de los peligros”, según el experto.

Pero además, cuando hacen un selfie de este tipo su capacidad de atención se reduce porque su visión se centra en la pantalla, no en el entorno global, y omiten otros estímulos que en algunos casos les podrían salvar la vida, según argumenta el psicólogo.

La pregunta es si este comportamiento esconde algún trastorno psicológico: una persona que hace un uso abusivo del selfie hace también un uso patológico de las nuevas tecnologías, según Castilla. Alguien que sube más de cuatro selfies al día, independientemente del tipo que sean, según Castilla, “tiene un trastorno”, una actitud “impulsiva, compulsiva y adictiva”, que ve reforzada al momento por los ‘likes’ que recibe y le dan la aprobación social que necesita.

Para el psicólogo clínico Sergio García, experto en intervención social, “si una persona se hace una foto haciendo el pino en un rascacielos tiene una alta impulsividad y el principio de realidad alterado”. Lo tiene porque, según García, “se mueve más por el principio de placer, de la imagen, por el querer aparentar, por estar dentro de un circuito social en el que se siente sometido”. Está más pendiente de agradar a los demás y de conseguir un impacto en ellos que de su propia seguridad y su propia vida.

“Estos nativos digitales están más pendientes de generar un impacto en los otros que de su seguridad porque además no perciben el peligro que se siente de adultos. Se hacen la fotografía perfecta para aparentar y competir por ‘me gustas’ porque se ven atraídos por la fama y se quieren convertir en estrellas de las redes sociales”, explica García. Las personas que abusan de los selfies necesitan controlar su imagen ante los demás, la que ellos quieren proyectar, no la que tienen realmente, y eso, según este psicólogo del gabinete Vallmen, les genera ansiedad. García cree que es necesario comenzar a realizar campañas de prevención. Él da charlas en colegios e intenta acercarse a los chavales que abusan de las redes, de los selfies, que sienten gusto por fotografiarse en situaciones de riesgo e intenta averiguar qué les pasa, cuál es la causa de su malestar y trabaja para ver qué otras cosas pueden hacer menos peligrosas.

retratos robotsEn el mundo ya hay más casos de muertes por autofotos descerebradas que por ataques de tiburones y la cifra se incrementa cada año. Un estudio llevado a cabo por investigadores de algunas universidades turcas analiza cómo han sido estos siniestros. El perfil de las víctimas es el de un usuario muy joven. La edad media de los que perdieron la vida es de 23 años. Generalmente, se trata de estudiantes de bachillerato o universidad (52,8%). El estudio también concluye que la mayoría de muertes por selfies son turistas, tanto nacionales como internacionales, y eso se explicaría por el hecho de que este tipo de instantáneas se toman más mientras se está de viaje.

La causa más frecuente de muerte o daños físicos por una autofoto sería una caída desde las alturas y después una caída al agua (19). En tercer lugar, estaría el atropello de un tren y en cuarto y en quinto, respectivamente, el ser arrastrado por el fuerte oleaje. - Efe