La Asamblea del Gaztetxe denuncia la violencia de las cargas policiales

Un portavoz de los okupas critica la actuación del Gobierno de Navarra durante todo el proceso

Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Balas en el suelo a la altura del número 10 de la calle del Carmen.

Balas en el suelo a la altura del número 10 de la calle del Carmen.

Galería Noticia

Balas en el suelo a la altura del número 10 de la calle del Carmen.

Pamplona- Un representante de la asamblea del Gaztetxe censuró ayer la actuación “extremadamente violenta” de la Policía Foral y Nacional durante el desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo y las protestas que se sucedieron de forma simultánea en los alrededores de la plaza de Navarrería. Tal y como concretó, los “mediadores” del gaztetxe, figuras habilitadas para explicar “las medidas de resistencia pasiva que habíamos puesto en marcha”, detallaron a los agentes “que algunas personas se habían encadenado tras las puertas para dificultar el paso. Pero la policía ha desoído al mediador y han intentado tirar la puerta abajo poniendo en riesgo la vida de seis personas si les llega a caer encima”, explicó.

A medida que fue avanzando la jornada, comentó también, “la presencia policial ha ido aumentando. Y hemos visto cómo el barrio era tomado por la Policía Foral y la Policía Nacional”, relató, y dijo sentirse “sorprendido por esa actitud tan violenta por parte de la Policía Foral. Dos personas han tenido que ir al hospital, uno porque le han dado en la cabeza y se sentía mareado y otra por varios porrazos en la zona del abdomen que le han causado dificultad para respirar”.

Además de las críticas a la Policía, el representante de los okupas lamentó ayer la actuación del Ejecutivo foral a lo largo de este proceso. “Nosotros estamos dispuestos al diálogo, y ahora entendemos que hubiera tanta prisa por parte del Gobierno para reunirnos el miércoles, ya que sabían que esto iba a suceder el viernes. Queremos dejar claro que había alternativas, la única vía no era el desalojo”, dijo.

“Tras este operativo nos preguntamos dónde está esa voluntad de diálogo. Desde el momento en el que se okupó el edificio cinco personas fueron imputadas y el juez pidió mediación. El Gobierno en un principio no se quiso sentar a la mesa de negociación. Su postura siempre fue inamovible;propusimos alternativas y ellos hicieron oídos sordos”, añadió. “Tras los sucesos de hoy nos preguntamos dónde ha quedado el desalojo ordenado, negociado y pacífico. No hay ningún desalojo pacífico, los desalojos implican violencia”, consideró. “Esto ha sido un ataque hacia el cambio y hacia el barrio. Han actuado como UPN en su momento con el Euskal Jai. Nos da vergüenza que un Gobierno del cambio esté tomando estas decisiones por meros cálculos electorales”, finalizó. - M.B.