Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Falces | Séptimo encierro del Pilón

Carrera muy ligera y limpia de las vacas de Eulogio Mateo

La DYA atendió a cuatro mozos con heridas en brazos y piernas ocasionadas por las caídas
El ganadero carcarés optó por animales que conocían el recorrido para evitar problemas y huidas

María San Gil | U. Beroiz/D. Olóriz/I. Porto - Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Una vaca, la que amagó con escaparse, cae junto a un mozo que estaba agazapado en las hierbas.

Una vaca, la que amagó con escaparse, cae junto a un mozo que estaba agazapado en las hierbas.

Galería Noticia

Una vaca, la que amagó con escaparse, cae junto a un mozo que estaba agazapado en las hierbas.

FALCES- El séptimo y penúltimo encierro del Pilón lo protagonizaron las vacas de la ganadería de Eulogio Mateo, de Cárcar, y, a pesar de los presagios, firmaron una carrera ligera y muy limpia. De hecho, los miembros de la DYA tan solo tuvieron que atender a cuatro mozos con heridas en brazos y piernas debido las caídas. Todos ellos, informaba el portavoz, José Manuel Merenciano, fueron atendidos en el puesto fijo y dados de alta al instante, tras realizarles las curas pertinentes.

La manada, bien hermanada, apareció en la parte alta del recorrido muy rápida, cuando el crono marcaba apenas 30 segundos, y los primeros mozos comenzaron a lanzarse poco a poco contra los costados del recorrido. A pesar de que en las laderas no cabía ni un alfiler puesto que cientos de personas se desplazaron ayer hasta la localidad ribera, la cuesta final estuvo bastante despejada de corredores, lo que hizo que algunos de ellos pudiesen realizar largas y espectaculares carreras.

El que más apuros pasó ayer fue Mikel García, un conocido corredor falcesino que aguantó como pudo delante de los animales, pegado a los cuernos, y al llegar al asfalto terminó cayendo. A pesar de que muchos se llevaron las manos a la cabeza debido a que una vaca, la que estaba a su vera, lo siguió, este joven ribero tuvo la suerte de que el animal no le embistió y continuó su camino hasta el corral.

ELECCIÓN CAUTA

La ganadería de Eulogio Mateo es una de las más conocidas del encierro del Pilón ya que lleva participando once años de forma consecutiva y ha protagonizado, en más de una ocasión, espectaculares escapadas, caídas a la poza y subidas por la montaña. Por suerte, apuntaba Mateo, llevan tres años sin incidentes.

De hecho, todos los animales que llevó ayer al encierro ya habían participado en alguna ocasión en esta carrera con el objetivo de “que bajaran agrupadas para evitarnos posibles problemas, que estos días tenemos mucho lío”, reiteraba el ganadero. Y es que lo ideal para ellos, insistía, “es que las vacas no se escapen porque cuesta mucho recuperarlas, que bajen con chispa y que los corredores y espectadores puedan disfrutar”.

Ayer los animales, todos iguales de pelaje y de planta, de unos 300 kilos como apuntaba Mateo, respondieron y salieron ligeros del corral a pesar de que una de las vacas hizo un amago de subirse a la ladera a la altura de la fuente de los pajarillos “y eso ha frenado la carrera, pero luego han bajado bien”, relataba.

Aunque el día es muy intenso;a las 6.15 horas cargaron al ganado para que estuviera en Falces a las 7.00 horas y después sacaron vacas a mediodía y por la tarde, Eulogio aseguraba que “merece la pena. A mí me hace mucha ilusión venir aquí, se genera un gran ambiente y es un encierro diferente, especial”.

Acompañado por un grupo de unas siete personas, cuatro más de los que acuden de normal a las citas taurinas, se mostró satisfecho con el comportamiento de sus animales.