Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Sentido tributo a toda una vida

Lerín dedicó ayer la fiesta a la tercera edad
La residencia de ancianos y el club de jubilados, protagonistas de la jornada

Julen Azcona - Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Garnica, Cruz, Hernández y Gorricho, homenajeados por los jubilados.

Garnica, Cruz, Hernández y Gorricho, homenajeados por los jubilados. (J.A.)

Galería Noticia

Garnica, Cruz, Hernández y Gorricho, homenajeados por los jubilados.

Lerín- Las fiestas patronales de Lerín dedicaron la jornada de ayer a la tercera edad con una serie de diversos actos. La alegría se dejó notar desde la mañana, cuando el Consistorio lerinés, acompañado de vecinos de la localidad, visitó la residencia de ancianos Nuestra Señora del Pilar.

Consuelo Ochoa, alcaldesa del municipio (PDL), inauguró la velada dando las gracias a las responsables del centro por su labor y enfatizando la “suerte” que tiene Lerín “de poder vivir en nuestro pueblo una vez que nos hacemos mayores. Es un tesoro que guardamos con respeto y cariño”.

A continuación tuvo lugar una entrega de pañuelicos de fiestas a los residentes, de la mano de un grupo de niñas lerinesas que hicieron los honores y amenizada por la música de la escuela de jotas de Andosilla, de la que asistieron 16 miembros. “Es la cuarta vez que venimos a celebrar este día en Lerín”, aseguró Jesús Mendoza, director del grupo. “Nos tratan genial;siempre está todo el mundo atendiendo”, añadió, señalando que lo que más gusta son “las jotas de siempre”, como Labrador fue mi abuelo,que formó parte del repertorio de ayer.

Algunas de las residentes que disfrutaron de la música fueron las lerinesas Ana Cruz, que está viviendo sus primeras fiestas en la residencia, y Pilar Arbeloa, que ya lleva cinco años en el centro. Ambas destacaron lo importante que es que Lerín tenga un lugar para sus ancianos. “Yo como todos los días en la residencia pero me voy a almorzar y a cenar a mi casa, con la familia”, aseguró Cruz.

Tras una misa en homenaje a los mayores, los gigantes bailaron en la plaza frente a la iglesia y la gigante Dorotea recibió un cántico en su nombre, Ay, qué guapa está la Dorotea, melodía que fue recuperada por el grupo de guitarras de Lerín el año pasado.

La asociación de jubilados Villa de Lerín también llevó a cabo su anual tributo a la tercera edad haciendo entrega, en el centro de jubilados, de una placa del Consistorio y un ramo de flores a cuatro de las personas más longevas de la localidad: Miguel Garnica y María Cruz, que llevan casados 62 años;la viuda Mª Ángeles Hernández;y el sacerdote Julio Gorricho.

Mª Cruz Aranda, vicepresidenta de la asociación, destacó la relevancia de actos como este en las fiestas. “Todos tenemos derecho a un reconocimiento de lo que ha sido la vida, de lo que uno ha hecho”, aseguró.