Música

Embriagadora fusión

Por Javier Escorzo - Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

CONCIERTO DE ZENET

Fecha: 16/08/2018. Lugar: Ciudadela. Incidencias: Concierto enmarcado en el ciclo Festival de las Murallas. Mucho público, en torno a mil cuatrocientas personas, llenando todas las sillas que se habían preparado y todo el césped de las inmediaciones. Zenet se presentó en formato de trío, acompañado por Manuel Machado en la trompeta y José Taboada en la guitarra española.

Sigue avanzando el verano, y con él, la amplia y variada oferta cultural que nutre las tardes de nuestra ciudad. Uno de los ciclos ya clásicos es el del Festival de las Murallas, que, manteniendo siempre un elevado nivel de calidad, incluye eventos de lo más diversos (circo, danza, juegos…). En lo que a música se refiere, uno de los platos fuertes de la edición de este año era el concierto de Zenet. El malagueño venía a presentar su cuarto trabajo, Si sucede, conviene, que llega tras varios años de silencio discográfico. A pesar del parón, Antonio Mellado (así se llama en realidad) no ha perdido el tino y sigue agitando su coctelera de estilos, tales como el jazz, la bossa nova, el tango o la copla, con la misma elocuencia de siempre.

Salió puntual, con traje y gorra calada, acompañado por dos músicos que a las primeras de cambio se revelarían como extraordinarios: el cubano Manuel Machado en la trompeta y José Taboada en la guitarra española. Arrancaron con Estela y ya entonces encontraron la complicidad del público, que coreó el estribillo, como seguiría haciendo durante toda la actuación. Continuaron con Cuando te enfadas, de la que su autor dijo que le recordaba a una película en blanco y negro, y lo cierto es que la trompeta imprimió un tono muy cinematográfico a todo el repertorio. Con una instrumentación tan básica y precisa, las canciones sonaban de una manera muy similar a como fueron creadas, según confesó en varias ocasiones el propio Zenet. Es la gran virtud de este tipo de formatos más modestos y reducidos, que ofrecen al oyente la posibilidad de contemplar el esqueleto de los temas, casi como si se hubiese colado en el cuarto de estar del artista.

“Hay canciones que no se deben presentar porque ya pertenecen a la gente”, dijo para introducir Ella era mala, tras la que llegaron Qué será lo que me has dado, la nana para abandonar el sueño Despiértame y Mil veces prefiero, una canción que a punto estuvo de no entrar en el disco, ya que escapaba del estilo que habitualmente suele practicar. La trompeta, que estuvo sublime durante todo el concierto, se lució especialmente en esta canción.

Nos hicieron viajar después al Caribe, concretamente a Cuba, de la mano del trompetista y al ritmo deMereció la pena, canción en la que se incluye el optimista verso “si sucede, conviene “, que da título a su último trabajo. El aroma del jazz latino y la bossa nova, que impregnó la práctica totalidad de los temas, se mantuvo en Pura envidiay en Fue por casualidad. En esta última presentó a los dos músicos, que se llevaron sendas salvas de aplausos, más que merecidas en ambos casos. Intentaron despedirse, pero el público no les dejó ni bajar del escenario. En los bises, una emocionante y sentida interpretación de Soñar contigo, única propina del concierto, no hizo sino certificar el rotundo triunfo de Zenet delante de una audiencia que vibró, se emocionó y disfrutó con tan embriagadora fusión.