Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los refugios de Belagua

Un reportaje de Txus Iribarren | Fotografía Javier Bergasa/Archivo Club Deportivo/cedidas - Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El refugio civil de Belagua fue inaugurado en 1971 y rebautizado como 'Ángel Olorón'en 1992 en reconocimiento a esta referencia del Club Deportivo Navarra.

El refugio civil de Belagua fue inaugurado en 1971 y rebautizado como 'Ángel Olorón'en 1992 en reconocimiento a esta referencia del Club Deportivo Navarra. (D.N.)

Galería Noticia

El refugio civil de Belagua fue inaugurado en 1971 y rebautizado como 'Ángel Olorón'en 1992 en reconocimiento a esta referencia del Club Deportivo Navarra.El refugio militar fue construido en 1981 en una zona superior a Juan Pito y a los pies de Lakartxela tras unas polémicas obras. A partir de 1988 se llamó "General Garrido"en homenaje a este militar y montañero.Ángel Olorón, un pionero del montañismo y un soñador realista.Rafael Garrido, el militar enamorado de la montaña y de Navarra.Fotomontaje de ambos refugios.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Tienen unas vidas cruzadas. Encontradas. Casi enfrentadas. Son los dos refugios de Belagua. El deportivo y el militar. El Ángel Oloróny el General Garrido. Uno resurge de sus cenizas (se reabrirá en dos años) mientras el otro va camino de su demolición... El civil fue impulsado en los años 70 por la iniciativa social y el otro se edificó entre protestas en los 80. Europa salvará al primero de su derribo con un proyecto POCTEFA -las obras empiezan a finales de agosto- y, precisamente, la desaparición de las Europa de las fronteras -y del “enemigo” al otro lado de la muga- supuso el acta de defunción del segundo. Los dos tienen denominaciones con nombres propios que esconden interesantes trayectorias. Dos balcones únicos hacia este precioso rincón del Pirineo. Uno a los pies del Lakora, otro a los de Lakartxela. Dos historias con la pasión por la montaña como telón de fondo, por encima de todo y de todos. Sus cuentas atrás han comenzado hacia finales distintos...lín

Mucha gente no lo sabe, pero el refugio de montaña Ángel Olorón(1.460 metros) es más antiguo que el de Yeguaceros, al que “gana” también por un centenar de metros de altitud, aunque hay una claro empate en vistas. La prehistoria real del Ángel Olorónempieza en los años 60, aunque fue una aspiración del Club Deportivo Navarra desde su origen en 1943. En 1968 el proyecto coge forma y en 1971 se inaugura convirtiéndose en una referencia para generaciones de mendizales en unos años donde la montaña era sinónimo de libertad.

El origen del refugio militar, en cambio, arranca una década después envuelto en una fuerte polémica social e institucional. La instalación fue una apuesta del ejército dentro de su plan estratégico que tenía también su vertiente de servir de escuela de montaña para los diferentes reemplazos de la División Navarra de Montaña. El proyecto contó con una importante resistencia de las autoridades locales y autonómicas así como de los clubs de montaña y ecologistas, pero salió adelante al ser considerado de interés general, por lo que se tuvieron que ceder 10.500 metros cuadrados para un edificio de 250 plazas. Las obras comenzaron en junio de 1981 y esta mole de hormigón creció a los pies de Arrakagoiti. Paradojas de la vida. El mismo argumento de la “defensa nacional” que impulsó su nacimiento sería el que determinaría el inicio de su final en 2005, cuando el Estado Mayor del Ejército reconocía que ya la instalación ya no tenía “interés militar”. Razones económicas, el fin de la mili o que con la OTAN desaparecía el fantasma de las invasiones que temía Franco se mezclaron en esta crónica anunciada que se convirtió en una larga agonía con nuevos tomas y dacas institucionales y judiciales.

Pero no corramos tanto. Si los orígenes de ambos refugios tienen un impulso y un contexto totalmente diferente, los protagonistas de cada lugar también fueron muy distintos más allá de tener en común la montaña, el esquí y la escalada. La compañía de Escaladores y Esquiadores de la división Navarra de Montaña fue la principal inquilina del primero. Mandos aparte, se trataban de soldados que cumplían el servicio militar obligatorio y lo hacían en unas condiciones duras, aunque la memoria selectiva haya dejado las habituales “batallitas de la mili”, además de un reguero de actos de “veteranos” con banderas e himnos. La “fauna” del refugio del Club Deportivo era más variopinta: gente que estaba allá porque quería ir al monte, no por un sorteo. El Ángel Olorón(así se rebautizó el refugio tras su reinauguración en 1992) fue un punto de salida de ascensiones a la Mesa, Lakora, Annie y también cobijó bajo su singular techo de pizarra historias de amistad, amor y desamor. De nuevo la dicotomía: excursiones en busca de la libertad del horizonte frente a los “barrigazos” y salidas con paso marcial. Verde caqui o blanco frente al multicolor mendizale. Uniformes y armas o piolets y botas de vino... Continentes y contenidos variados en el Pirineo.

Este paralelismo también se mantuvo en sus horas bajas. El General Garrido inició en 2005 una fase de abandono y una lucha en los tribunales sobre quién y cómo se quedaba con esta “patata caliente” de toneladas de cemento. El Ángel Olorón, aunque estuvo en “coma” (cerrado desde 2004), acaba de resucitar gracias a la Federación Navarra de Montaña, la Junta del Valle, el Gobierno y la Unión Europea. La historia continúa...