Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un pionero del montañismo y un soñador realista. El militar enamorado de la montaña y de Navarra

El refugio militar lleva el nombre de ‘General Garrido’, responsable de esquiadores y asesinado por ETA en 1986

Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Pamplona- La vida de Rafael Garrido, hasta que una bomba de ETA se la truncó cuando tenía 59 años de edad matando también a su mujer y uno de sus hijos, había discurrido entre dos mundos que se habían cruzado: la carrera militar y la montaña. Aunque nacido en Calahorra, los diversos destinos (Lérida, Jaca Zaragoza....) le fueron acercando hacia el Pirineo donde desempeñó en los años 70 el cargo de comandante de una unidad de esquiadores y escaladores con sede en Jaca, localidad donde estableció su segunda residencia y donde vive ahora parte de su familia. Su formación académica le fue llevando hacia arriba en la escala militar (responsable de la División de Montaña Navarra ) y a nuevos destinos geográficos: Sabiñánigo, Bonn (como agregado militar de la Embajada en Alemania) y Donostia, ciudad a la que llegó ya como general de Brigada para hacerse cargo del Gobierno Militar. Fueron tiempos duros por todas las partes aunque Garrido empezó a aprender euskera y tenía fama de “dialogante” y “demócrata”, según la prensa del momento. En octubre de 1986 falleció y dos años después el refugio se rebautizaba con su nombre en su recuerdo. - J.I.C.

las claves

Ángel Olorón fue durante décadas el alma del Club Deportivo Navarra y artífice del ansiado refugio

Pamplona- Ángel Olorón era un hombre menudo, pero con una fortaleza mental y física a prueba de cuestas. Junto con otros nombres propios marcó una época en el montañismo navarro: fueron los pioneros de los años 40 y 50;los que pusieron los cimientos de toda una escuela de alpinistas que han pasado de las mañaneras en la cuenca de Pamplona a las cimas del Himalaya. Y en ese recorrido el Club Deportivo Navarra (aunque hubo otros reseñables) y el Refugio de Belagua son dos hitos imprescindibles. Ángel Olorón, acompañado de Paquita Bretos, transitó esta senda junto a otras personas referenciales que pusieron la primera piedra del refugio en 1968, aunque edificaron ese sueño en muchas reuniones, cartas y gestiones desde los año 40. En 1971 sería ya una realidad, pero, como bien recuerda su amigo Joaquín Salbotx, las duras condiciones climatológicas de Belagua casi obligan a una remodelación cada 20 años y por eso tuvieron que afrontar una profunda reforma en los años 90. El refugio era reinagurado en 1993 y el club decidió darle el nombre de Ángel que falleció en 2005 mientras su edificio agonizaba. Ahora, desde algún sitio alto verá su reapertura y sonreirá. - J.I.C.