‘Maravillas’ recupera Rozalejo

Alegría en el gaztetxe tras la okupación del edificio y la retirada de la orden de desalojo

Un reportaje de Unai Yoldi Hualde. Fotografía Javier Bergasa - Domingo, 19 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los jóvenes recibieron la noticia del archivo de la causa como una victoria.

Los jóvenes recibieron la noticia del archivo de la causa como una victoria. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Los jóvenes recibieron la noticia del archivo de la causa como una victoria.

después de un día de desalojo, tensión, cargas policiales, protestas y una nueva okupación, ayer el gaztetxe Maravillas volvió a la calma, a su punto de partida inicial. Y es que ayer el Gobierno de Navarra retiró la petición de desalojo del Palacio Marqués de Rozalejo, después de varios días convulsos tras la denuncia presentada por el Ejecutivo, los intentos de diálogo que no se produjeron y la consumación del desahucio.

Maravillas vuelve a recuperar Rozalejo. Lo hace después de que el viernes se consumara el desalojo del edificio, que no fue ni pacífico ni ordenado, y de que a penas nueve horas más tarde volviese a abrir sus puertas, algo que, probablemente, no lo imaginaban ni los propios jóvenes.

Antes de ello, la maquinaria organizativa del gaztetxe se puso en funcionamiento para responder al desalojo. Tras una asamblea popular y una kalejira, los jóvenes acudieron en masa hasta la plaza de Navarrería donde consiguieron abrir de nuevo las puertas del Palacio Marqués de Rozalejo. Una vez dentro, la consigna era clara: “defenderlo pase lo que pase”. No obstante, no hizo falta y, de momento, no lo hará, al menos a corto plazo.

giro de 180 gradosDe la misma manera que el viernes los jóvenes pasaron de la impotencia y la rabia por perder Maravillas a la emoción por recuperarlo, el día de ayer también fue una montaña rusa de emociones.

Maravillas amaneció con decenas de jóvenes que se habían quedado a dormir tanto dentro del edificio como en la plaza de Navarrería. Fue “una noche tranquila”, relataron algunas de las personas que pernoctaron por si la policía volvía para echarlos. Entre cartones y sacos de dormir, Navarrería se convirtió en un camping improvisado y en el ambiente se entrelazaba la ilusión por haber recuperado el gaztetxe con la incertidumbre por no saber qué iba a pasar al día siguiente.

De hecho, el colectivo convocó una rueda de prensa para valorar lo ocurrido en la que denunciaron la violencia utilizada en el desalojo y señalaron como “único responsable” al Gobierno de Navarra. Además, hicieron un llamamiento a participar en la manifestación convocada el 25 de agosto a las seis desde la vieja estación de autobuses.

Pero por la tarde la situación volvió a dar un giro de 180 grados cuando el juez archivó la causa, una noticia que fue recibida como una victoria en el interior de Rozalejo. Maravillas herriarena!(Maravillas es del pueblo) pudo leerse ayer en uno de los balcones del gaztetxe al tiempo que sus miembros celebraron que “con la lucha todo se puede conseguir”.

Últimas Noticias Multimedia