El circo itinerante

Por Tomás de la Ossa - Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Primero nos destrozaron las semanas, con la nefasta invención de los partidos en lunes y viernes -por supuesto, solo para equipos plebeyos-. Después fue el turno de los horarios, porque a quién no le encanta ir al estadio un sábado a las 13.00 horas o un domingo a las 16.00. Y ahora ni esa opción nos dejan: la Supercopa, en Tánger, y el partidito en EEUU, el Betis-Barcelona -no es aún oficial, pero suena verosímil-. Imaginen al aficionado bético que ve cómo se llevan al otro lado del charco uno de los partidos que más espera cada año… Tebas tiene la orden de mejorar el negocio de la Liga, deficitario hasta hace poco, pero se le ha ido tanto la mano que está reduciendo la Liga a un mero negocio. O le ponen algún límite o acabará convirtiendo el fútbol español en un circo itinerante, para abrir mercados, y vendiendo a las abuelas de los hinchas, para mejorar el apartado de ingresos atípicos. Que alguien le pare los pies, que se carga el invento.