A quienes comenzáis en la universidad

Por Abián Bentor Socorro Leránoz - Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

estimada/o estudiante: espero que estés pasando un feliz verano y que hayas podido matricularte en el grado que deseabas. Con esta carta pretendo darte la bienvenida al mundo universitario, así como animarte en esta etapa, en la que te formarás como profesional.

Según la RAE, una persona adulta, como tú, es quien “ha llegado a la plenitud de crecimiento o desarrollo” o que “ha alcanzado un cierto grado de perfección, es cultivada y experimentada”. Obviando el físico, en la universidad, como en cualquier centro educativo, nos interesa tu intelecto, así que a ello voy.

Según la definición anterior, creo que ni yo mismo podría considerarme plenamente adulto. Y eso que hace algunos años que comencé la carrera. Pero en base a ella y con algo de experiencia adquirida, me gustaría transmitirte algunas reflexiones que creo que es importante que tengas presente.

En primer lugar, llegar a la edad adulta implica adquirir responsabilidades. Cursando una titulación universitaria, asumes una gran responsabilidad que únicamente depende de ti. Todo lo que sabes ahora es la base para profundizar en tu grado. Todo lo que aprendas en él contribuirá enormemente a construir tu futuro. En la universidad tenemos la responsabilidad de darte las bases para que consigas un nivel profesional. Es tu responsabilidad demostrar que eres capaz de retener ese conocimiento y de aplicarlo a cualquier situación que se te plantee.

Para ello, te pediremos que muestres actitud. No queremos que pases por las asignaturas sin ton ni son conformándote con el aprobado. Queremos ver todo el talento y el potencial que tienes dentro. En la universidad y tras ella no todo va a ser un camino de rosas y no siempre vas a encontrarte gente que te apoye en tus decisiones o en tu forma de pensar. Queremos que luches y que consigas unas competencias sociales y profesionales que te hagan imprescindible allá donde vayas.

Sin embargo, sólo podremos ayudarte si tomas las riendas y te esfuerzas por comprender lo que queremos transmitirte. Deberás adquirir un alto grado de autonomía a la hora de estudiar. En este sentido, aprovecha las clases, asiste a las tutorías y planifícate bien para lograr el máximo rendimiento posible. Investiga, ve más allá, plantéate el porqué de las cosas… Danos la pelmada al profesorado, si es necesario.

Y finalmente, disfruta. Sí, disfruta. Pero con cabeza. A lo largo del curso hay muchos fines de semana, puentes y vacaciones. Podrás irte de fiesta. Podrás hacer deporte, disfrutar de la familia y las amistades. Pero entre tanto, fórmate. Involúcrate en actividades universitarias. Trabaja en grupo, para que el aprendizaje sea más enriquecedor, a la vez que tejes tus verdaderas redes sociales. Te prometo que, al final, dentro de 4 - 6 años (grado-grado+máster), mirarás atrás y verás que todo ha merecido la pena. Y lo sabes.

Gracias por tu tiempo. Que tengas un buen comienzo de carrera y un futuro prometedor. Ánimo y nos vemos en las clases.

Uno de tus (posibles) profesores/as.El autor es profesor e investigador en la Universidad Pública de Navarra

Más sobre Opinión

ir a Opinión »