Editorial de diario de noticias

Atender 20.000 prioridades

La tendencia favorable del empleo en Navarra, tanto en el sector privado como en el sector público, se topa con un paro de larga duración que afecta a mayores de 45 años, jóvenes sin cualificación y mujeres de mediana edad

Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

la positiva evolución del empleo en Navarra queda acreditada por la creación de alrededor de 25.000 puestos de trabajo desde el inicio de la crisis y la incorporación de 4.000 nuevos trabajadores al sector público, con una merma del paro que ronda el 40% desde la falla de febrero de 2013 para situarse en los términos de 2008 al igual que la afiliación, incrementada desde el mínimo de enero de 2014 en un 15,4% hasta superar con creces la barrera de los 280.000 cotizantes. Estas satisfactorias cifras generales colisionan sin embargo con la áspera realidad de los más de 32.500 residentes en la Comunidad Foral que a finales de julio se encontraban desocupados, una situación especialmente cruda para las 20.000 personas en riesgo de no encontrar un empleo estable y de desesperación vital para las 8.200 que llevan dos años sin poder trabajar, 6.100 de ellas incluso tres. El combate contra la lacra del paro precisa por tanto, una vez consolidada la recuperación económica, de un abordaje cualitativo que se centre sobre tres colectivos concretos: los mayores de 45 años a los que las empresas vetan por su edad, los jóvenes con escasa cualificación académica que no pueden acceder al mercado laboral y las mujeres de mediana edad con dificultades de retorno tras cuidar a hijos y familiares. Los mayores de 45 años suman casi 11.000 parados, un tercio del total, y casi la mitad siguen en el paro un año después de engrosarlo. De hecho, dos tercios de quienes padecen el desempleo durante más de doce meses cuentan con 45 años y el 65% son mujeres. La maternidad resulta decisiva en este aspecto al ofrecer posteriormente trabajos más inestables y peor remunerados, como lo demuestra que se registran cuatro mujeres a tiempo parcial por cada hombre y que el 60% de los parados mayores de 54 años son féminas. Los desempleados menores de 30 años constituyen el tercer grupo diana sobre el que incidir, desde la premisa de que tres cuartas partes de esos desocupados de larga duración dejaron de estudiar sin completar la ESO. El Gobierno, a través del Servicio Navarro de Empleo, ya ha activado una línea de subvenciones de 300.000 euros iniciales para promover contratos de mayores de 45 años con más de un año en el paro, con ayudas de hasta mil euros al mes si la beneficiaria es mujer. Esas políticas deben extenderse para atajar tantos dramas personales, por mucho que la tasa del desempleo de larga duración represente porcentualmente en Navarra la mitad que la media estatal, el 4,5% frente al 9,1%.

etiquetas: editorial

Más sobre Editorial

ir a Editorial »