Asiron respalda la decisión del Gobierno y ve "una buena noticia" que no se desaloje Rozalejo

"No seré yo quien critique el cambio de opinión del Ejecutivo", declara el alcalde - UPN estudia emprender acciones legales por la okupación

EFE - Lunes, 20 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 13:40h

Miembros de la asamblea del gaztetxe Maravillas, en la rueda de prensa del sábado.

Miembros de la asamblea del gaztetxe Maravillas, en la rueda de prensa del sábado. (Jesús Diges)

Galería Noticia

Miembros de la asamblea del gaztetxe Maravillas, en la rueda de prensa del sábado.

PAMPLONA. El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, se ha congratulado de la retirada por parte del Gobierno de su orden de desalojo del gaztetxe Maravillas, "una buena noticia" que evita otra actuación policial y da "un poco más de aire" para buscar soluciones a la demanda de locales de los jóvenes okupas.

Así lo ha señalado Asiron en declaraciones a los periodistas tras presidir una recepción en la Casa Consistorial, donde ha valorado que la rectificación por parte del Gobierno "evita la posibilidad de un segundo desalojo, lo cual nos hubiera parecido muy perjudicial para la convivencia en la ciudad y singularmente en el Casco Viejo".

En segundo término, la decisión "nos da un poco más de aire en ese motivo de fondo, que es el verdadero problema, el de la necesidad por parte de la juventud de Pamplona de tener espacios de ocio autogestionado", con lo que él está de acuerdo.

Ha negado que con el cambio de opinión quede en entredicho la credibilidad del Ejecutivo de Uxue Barkos, sino que por el contrario "lo que queda bien claro es que el Gobierno tiene capacidad para rectificar. En un momento dado sí hubo una decisión que se tomó sin haber explorado todas las posibilidades de diálogo y esto se ha revertido. Me parece una magnífica noticia y no seré yo quien critique el cambio de opinión", ha incidido.

Preguntado por la velada crítica de la portavoz del Ejecutivo, María Solana, a la dejación que en este asunto ha hecho el Ayuntamiento -responsable de la actividad dentro del edificio, pese a que este es propiedad del Gobierno-, Asiron ha restado importancia a una acusación que a su juicio "obedecía un poco más al estrés del momento que a la realidad".

El alcalde también ha respaldado la labor de la edil Itziar Gomez, de Geroa Bai como Solana y Barkos, de quien ha dicho que "en modo alguno" debe ser cuestionada como responsable de Seguridad Ciudadana y Convivencia en Pamplona, ya que las decisiones del Ayuntamiento "han tenido muy poco que ver con el desarrollo de los acontecimientos en los últimos días".

También ha recordado que el Ayuntamiento siempre ha sido partidario de dar al edificio okupado como gaztetxe, el Palacio del Marqués de Rozalejo, una utilidad institucional, de ahí su propuesta en su día para que fuera un edificio de Extensión Universitaria de la UPNA, pero "no pudo ser", aunque siguen apostando por ideas de ese tipo.

Sin embargo, "si mientras el edificio no tiene ningún otro destino oficial puede servir como espacio de ocio autogestionado, mucho mejor. Desde luego esto no pone en tela de juicio la acción del Ayuntamiento porque creo que ha quedado bien claro y acreditado que era una cuestión del Gobierno de Navarra", ha dicho.

Así, tanto en la instancia judicial a desalojar como en la posterior retirada del requerimiento, es el propietario del edificio, el Gobierno de Navarra, el responsable, por lo que "el Ayuntamiento ha sido más que nada un espectador".

"Nuestra responsabilidad, por supuesto, es con la juventud de Pamplona, pero para eso también estamos haciendo un esfuerzo grande tanto en los barrios como en el centro para poner a disposición de la juventud espacios de ocio", de forma que el Ayuntamiento de Pamplona, "menos mirar a otro lado ha hecho de todo", ha zanjado Asiron.

UPN CARGA CONTRA EL EJECUTIVO UPN ha solicitado "toda la documentación relativa a las caóticas actuaciones llevadas a cabo por el Gobierno de Barkos ante la ocupación ilegal del Palacio Marqués de Rozalejo con el fin de delimitar las responsabilidades que se deriven y emprender las oportunas acciones legales".

La formación ha calificado los hechos como "un vergonzoso episodio en el que el Gobierno de Navarra ha terminado claudicando ante los intereses de un grupo de radicales".

En concreto, los regionalistas han pedido que se les remitan "los escritos por los que el Gobierno se persona como acusación particular contra los ocupantes y días después renuncia a tal acusación, ante lo que el juez de instrucción entiende como una ocupación tolerada por parte del Gobierno de Navarra", ha explicado a través de un comunicado.

Asimismo, han solicitado que se aporten, en caso de que existan, "los informes jurídicos que respaldan la solicitud de renuncia al desalojo tramitada por el Gobierno de Navarra". "De no existir, estaríamos nuevamente ante decisiones de carácter personal contrarias al interés general y sin el necesario aval jurídico", han agregado.

Otro de los documentos solicitados es el "informe íntegro de Policía Foral en el que se advierte de que los radicales que ocupan el Palacio han realizado importantes alteraciones en el edificio sin control alguno, como la introducción de tubos de acero por las cubiertas o la construcción de diferentes elementos 'de defensa' en las dependencias del edificio".

En otro orden de cosas, UPN desea conocer "el coste aproximado de la operación de desalojo dirigida por la Policía Foral en el que se recoja el gasto en medios humanos y materiales, incluyendo el coste de horas extra y resto de medios empleados".

Por último, han solicitado la comparecencia del consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, como responsable del servicio de Patrimonio al que está adscrito el Palacio Marqués de Rozalejo para que ofrezca explicaciones de todas las actuaciones llevadas a cabo en relación a esta cuestión.

Para UPN, "la vergonzosa actuación del Gobierno de Barkos al ceder al chantaje de los radicales abertzales ha dejado vendida a la Policía Foral, que intervino en el arriesgado y complicado desalojo, y con ella ha dejado vendidos a todos los ciudadanos que cumplen las normas y son los legítimos propietarios del Palacio". "La decisión de disponer de esta forma sobre un edificio público es arbitraria, injusta y contraria al interés común", ha censurado.

Por todo ello, el partido regionalista desea conocer "el alcance exacto de todas las actuaciones del Gobierno y sus concretos responsables con el fin de emprender, si procede, las correspondientes acciones judiciales civiles y penales".

El PPN ha registrado este lunes en el Parlamento de Navarra una moción para pedir la reprobación y la dimisión de la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, "por permitir la ocupación ilegal de un edificio público, el Palacio del Marqués de Rozalejo, y por pedir a la justicia que no lo desaloje".

"Es intolerable que, con tal de mantener el sillón, la presidenta se arrodille una vez más a Bildu y no sea capaz de defender los intereses de todos los navarros", ha censurado en un comunicado la presidenta del PPN, Ana Beltrán.

"Es gravísimo que se haya solicitado al juez la suspensión del desalojo, pues demuestra claramente que Barkos y su gobierno han cedido al chantaje de los ocupas de la izquierda radical abertzale, insumisos que no respetan las leyes, que ejercen actividades ilegales en el edificio, que se burlan de todos los navarros, y que se creen con más derechos que el resto", ha criticado.