Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Por la solidez, a cambiar el tono gris

el primer partido | osasuna paga los desajustes en defensa y ataque del inicio del campeonato

Javier Saldise - Martes, 21 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Nacho Vidal protesta tras ser anulado su gol de chilena.

Nacho Vidal protesta tras ser anulado su gol de chilena. (LOF)

Galería Noticia

Nacho Vidal protesta tras ser anulado su gol de chilena.

PAmplona- Ni todo resulta negro ni casi todo es brillante, así son los exámenes del inicio de curso, cuando perfectamente se pueden dar pasos con el tranco cambiado y todo el mundo no anda igual de espabilado. Osasuna tuvo casi de todo en su debut en la Liga en Palma, frente al ascendido Mallorca, un equipo con el peso de la historia retumbando en el recuerdo y ahora, con más peso del paso por la Segunda B, con futbolistas impetuosos más que con juego.

El remozado equipo del nuevo entrenador rojillo ofreció esquemas más que reconocibles -con uno y dos delanteros, reorganizando el bloque a sus espaldas- y se plantó en el campo con un equipo con un nutrido grupo de peloteros y hombres para el toque y el desborde. La numerosa presencia de futbolistas de la casa fue otro factor que reclamó su cuota de protagonismo. Arrasate y su cuerpo técnico se presentaron a su llegada a Osasuna como hombres con proclividad para con los canteranos, siempre que se le ganen, como es lógico.

En Palma, el primer once debe considerarse como un reparto de oportunidades, más que en ninguna otra cita. Las distintas bajas, sancionados y lesionados, también abrieron puertas que en una situación de normalidad quizás se puedan cerrar. Así lo dicta la competición, por lo que hubo su parte de test en este primer encuentro.

La reducción de conclusiones deja una imagen de Osasuna tras el primer asalto con altibajos en las dos áreas. Un penalti pitado, otro posible, apuros en el balón parado, imprecisiones a la hora de resolver situaciones de peligro, dejaron a los rojillos en algunas fases sumidos entre las dudas. El peaje del comienzo del torneo en la defensa.

En ataque, tras unos minutos de dominio y maneras en la puesta en marcha del partido -Osasuna estuvo cómodo y fue una pizca superior-, todo quedó concentrado en la veintena de minutos finales, donde Osasuna, a partir de su primer disparo entre los tres palos, en el minuto 22 de la reanudación -más de una hora de partido a cuestas-, se mostró por fin más activo en esa faceta. El cambio de sistema con dos delanteros -Brandon y Juan Villar- también favoreció una presencia mayor y algo mejor de Osasuna en la zona de peligro. Cuatro disparos entre los tres palos, incluido el discutible gol anulado a Nacho Vidal -porque acciones similares se han concedido a otros jugadores-, resumen lo que dio Osasuna en ataque en Son Moix. Todavía alejado de la pegada y continuidad que se supone a un equipo con interesantes perfiles de futbolistas para el juego ofensivo, tipos diferentes que abren el abanico de opciones para ello.

Nada grave ocurrió a el Mallorca, que peleó lo indecible para ganar sólo de penalti, que es mucho para un debutante, y que estuvo temblando al final. Nada imposible de subsanar. Ni todo negro, ni todo brillo. El gris posible de cuando empieza el torneo, un tono que se borra con solidez. El del fútbol aún de verano.

etiquetas: osasuna, elche