Asiron considera una “buena noticia” que no se desaloje el gaztetxe de Navarrería

La decisión del Gobierno sobre Rozalejo da “un poco más de aire” para buscar soluciones

UPN y PPN piden la dimisión de Uxue Barkos y ‘Maravillas’ dice que “la lucha es el único camino”

Martes, 21 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, en la casa consistorial.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, en la casa consistorial. (Iñaki Porto)

Galería Noticia

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, en la casa consistorial.

pamplona- El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, se congratuló ayer de la retirada por parte del Gobierno de la orden de desalojo del gaztetxe Maravillas, una “buena noticia” que “evita la posibilidad de un segundo desalojo, lo cual nos hubiera parecido muy perjudicial para la convivencia en la ciudad y singularmente en el Casco Viejo”. En segundo término, la decisión “nos da un poco más de aire en ese motivo de fondo, que es el verdadero problema, el de la necesidad de la juventud de tener espacios de ocio autogestionado”.

“capacidad para rectificar”Asiron negó que con el cambio de opinión quede en entredicho la credibilidad del Ejecutivo de Uxue Barkos, sino que “lo que queda bien claro es que el Gobierno tiene capacidad para rectificar. En un momento dado sí hubo una decisión que se tomó sin haber explorado todas las posibilidades de diálogo y esto se ha revertido. Me parece una magnífica noticia y no seré yo quien critique el cambio de opinión”, incidió. Preguntado por la crítica de la portavoz del Ejecutivo, María Solana, a la dejación que en este asunto por parte del Ayuntamiento -responsable de la actividad dentro del edificio-, Asiron restó importancia a una acusación que a su juicio “obedecía un poco más al estrés del momento que a la realidad”.

El alcalde respaldó la labor de Itziar Gómez (Geroa Bai), que “en modo alguno” debe ser cuestionada como responsable de Seguridad Ciudadana y Convivencia en Pamplona, ya que las decisiones del Ayuntamiento “han tenido muy poco que ver con el desarrollo de los acontecimientos”. También recordó que el Ayuntamiento siempre ha sido partidario de dar al edificio una utilidad institucional, de ahí su propuesta en su día para que fuera un edificio de Extensión Universitaria de la UPNA, pero “no pudo ser. Si mientras el edificio no tiene ningún destino oficial puede servir como espacio de ocio autogestionado, mucho mejor. Desde luego esto no pone en tela de juicio la acción del Ayuntamiento”, finalizó.

una “conquista popular”Por su parte, la Asamblea del Gaztetxe emitió ayer un comunicado para “trasladar un mensaje alto y claro: la lucha es el único camino. Grabemos esta consigna a fuego en nuestras mentes, ya que sin lucha y compromiso jamás lograremos alcanzar los objetivos a los que aspiramos. Sin determinación y rebeldía jamás lograremos derribar la injusticia levantada sobre la imposición, la explotación y la mentira. Esta lección la hemos podido confirmar en el transcurso de estos últimos meses donde, con valentía y determinación, hemos logrado arrancar una conquista popular al Gobierno de Navarra: la colectivización de un espacio abandonado y su apertura al barrio de Alde Zaharra. La suma de diversas voluntades y la disposición a crear sinergias entre diferentes, ha posibilitado acumular las fuerzas necesarias para que nuestra capacidad de lucha fuera lo suficientemente grande como para lograr alcanzar nuestros objetivos”, dijeron.

Además, UPN solicitó ayer “la documentación relativa a las caóticas actuaciones llevadas a cabo ante la ocupación ilegal del Palacio Marqués de Rozalejo con el fin de delimitar las responsabilidades que se deriven y emprender las oportunas acciones legales”. Los regionalistas calificaron los hechos como “un vergonzoso episodio en el que el Gobierno ha claudicado ante los intereses de un grupo de radicales”, motivo por el que el portavoz de UPN en el Consistorio, Enrique Maya, dijo que Uxue Barkos “debiera dimitir”, ya que “una presidenta que no es capaz de garantizar que los bienes públicos son gestionados desde lo público y que cualquiera los puede ocupar y le dejan, no tiene nivel para ser la presidenta del Gobierno de Navarra y de ninguna otra administración”. Por último, el PPN registró en el Parlamento una moción para pedir la reprobación y dimisión de la presidenta por “permitir la ocupación ilegal de un edificio público”. - D.N./Efe